CARRERA POR LAS RESERVAS: DICIEMBRE NO ESPERA

Prisas por Navidad en Cáceres: los grupos copan ya la hostelería

 Algunas fechas de diciembre están casi completas para comer o cenar. Hay mayor anticipación y grupos más grandes

El menú se sitúa entre 25 y 50 euros, pero a pesar de la inflación ese día no se mira tanto el bolsillo

La media de los grupos que reservan este año es de unas veinte personas.

La media de los grupos que reservan este año es de unas veinte personas. / EFE

Si no ha reservado ya para celebrar las fiestas navideñas con su grupo de compañeros o amigos, lo va a tener difícil. En noviembre todavía hay hueco, pero diciembre está realmente complicado, sobre todo de jueves a sábado. «La gente se ha animado antes, y además son grupos más grandes», explica Pedro Suárez, del bar restaurante El Tapeo. «Todo el mundo quiere unas fechas concretas y eso hace que cada vez se anticipen más. También hay muchas ganas de salir desde el covid», indica José Parodi, de Mastropiero. «Ha sido todo rapidísimo, este año se ha adelantado bastante», cuenta José Márquez, de Tapería Ibérico, restaurante José Márquez y restaurante Maltravieso. «Hay días ya completos», revela Guillermo Antón Quiza, director del Barceló Cáceres V Centenario.

El fin de semana del 14 al 17 de diciembre será una explosión de fiestas en cada mesa de cada restaurante y mesón cacereño. El del 30 de noviembre al 3 de diciembre también tendrá alta ocupación, y el puente, aunque puente, registra mucha demanda. Las fechas de las Navidades vienen impuestas por el calendario, los fines de semana son los que son, y estos eventos reúnen cada año a más personas. «Una vez cerrado el día, resulta difícil hacer cambios para ubicar a grupos amplios, por eso quieren coger cuanto antes la jornada que mejor les encaja y hay más anticipación», subraya José Parodi desde Mastropiero (ubicado entre Fuente Nueva y Sierpes). «Hace diez años no entraba casi ninguna reserva a principios de noviembre, y esta vez nos ha llegado la primera en marzo».

Luego entra en juego la pandemia: «la gente tiene más ganas de pasarlo bien desde aquellos momentos, de no faltar a ninguna ocasión de relación social. Por eso las dos semanas entre el puente de diciembre y Nochebuena están muy solicitadas, y muchos se anticipan ya al propio puente», argumenta José Parodi.

CACERE

TAPERÍA IBÉRICO / RESTAURANTE JOSÉ MÁRQUEZ / RESTAURANTE MALTRAVIESO / FOTOS: JORGE VALIENTE

«Hay anticipación porque el año pasado algunas empresas se quedaron sin hueco en la ciudad»

— Tapería Ibérico / Restaurante José Márquez / Restaurante Maltravieso

«Las reservas se han animado antes, y además se han animado bastante», expone Pedro, del Tapeo, un establecimiento siempre frecuentado en la urbanización Gredos. «Hoy ya no suele pagar la empresa, son los empleados quienes ponen un dinero y se juntan. Además, ahora muchos grupos no piden menú cerrado, sino raciones con más variedad para picar de todo un poco y hablar, que es a lo que se viene», señala. A estas alturas, «incluso la primera quincena de diciembre está prácticamente completa».

Una anticipación que a los hosteleros «nos da mucha tranquilidad», comenta el titular de los restaurantes Los Ibéricos, José Márquez y Maltravieso (ubicado en el nuevo complejo de Electrocash), donde quedan ya pocas plazas. Prefieren esta rapidez en las reservas de los grupos, «porque luego el resto de la Navidad ya es otro tipo de público, amigos y familias que vienen a consumir sobre la marcha, de manera más informal, una tapita, una ración, un vino…». En su opción, «todos queremos participar de estos momentos tan importantes con los compañeros, con los amigos, con la familia… Por eso, el año pasado muchas empresas se quedaron sin hueco y tuvieron que irse a restaurantes fuera de la ciudad», recuerda.

CACERES CAMARERO TIRANDO CAÑA.MASTROPIERO.

CACERES CAMARERO TIRANDO CAÑA.MASTROPIERO. / FOTOS: JORGE VALIENTE

«La gente tiene más ganas de pasarlo bien desde el covid, de no faltar a estas ocasiones de relación social»

MASTROPIERO

Desde el Hotel Barceló V Centenario la sensación es similar. «Puede que este año se haya adelantado un poco el tema de las reservas, algunas fechas ya las tenemos completas, por ejemplo el 15 de diciembre. Al final todo se concentra y la gente quiere asegurarse el día y el lugar. Se trata especialmente de un tema de calendario», sostiene el director, Guillermo Antón Quiza. Es más, en este hotel ya tienen contratadas 150 de las 200 plazas disponibles para la cena-espectáculo de Nochevieja, en la que ofrecen su tradicional musical, una propuesta singular en la región. «Vienen incluso clientes de Barcelona, Palma de Mallorca, Madrid o Portugal que ya lo han disfrutado y quieren repetir».

Precio: «un día es un día»

A estas alturas, todo el mundo sabe que la inflación está creando una brecha importante en las economías domésticas, tan importante que muchas familias han tenido incluso que cambiar sus hábitos. Pero cuando llega la comida de Navidad con la empresa o los amigos, «esa no me la toques», que diría un conocido anuncio. «La gente lleva todo el año cortándose de gastar y estos eventos son puntuales, un día muy especial en el que sales de fiesta con personas cercanas, por eso se animan, lo quieren pasar bien y no miran tanto el bolsillo», apunta José Parodi.

De hecho, no hay muchas quejas por los costes de los menús en estas fechas, si bien es cierto que la hostelería cacereña afirma que ha contenido la subida: «nos hemos cuidado mucho de no ser agresivos con los precios porque conocemos la situación de la ciudad», matizan desde Mastropiero. Una ciudad que por cierto es la última capital del país en ingresos anuales por hogar (24.373 € de media).

CACERES. CAMARERA Y CHEF. BAR TAPEO.

EL TAPEO / FOTOS: JORGE VALIENTE

«Muchos grupos prefieren ahora pedir raciones antes que menús, para picar de todo un poco y hablar»

— El Tapeo

Los precios facilitados por los hosteleros cacereños permiten situar los menús entre 30 y 50 euros. Los hay desde 25 en pleno centro, y también de más de 100 en ciertos restaurantes y hoteles. Luego se debe añadir el gasto en copas, que llegadas estas fechas no se perdonan de ninguna manera. Generalmente las primeras se toman en el propio restaurante a un precio acordado, y el resto en los distintos locales de ocio.

Menús: genéricos pero ricos

Durante estas fechas no conviene desplegar una gran variedad de menús por tres razones, según explican los propios hosteleros: es Navidad y a la gente le apetece saborear los platos tradicionales; se trata de una cita para charlas y reencuentros más que para centrarse en novedades culinarias; y no se pueden plantear recetas complicadas debido a la cantidad de personas que integran cada grupo, sino propuestas genéricas que gustan a casi todos. «Al fin y al cabo lo que queremos es disfrutar de un buen rato. La comida supone por tanto la excusa. Pero si nunca la descuidamos, en Navidad mucho menos», reconoce José Márquez.

«Normalmente apostamos por platos sencillos, no muy complejos, porque si tienes un grupo de 40 personas seguro que aciertas con una carne bien preparada, pero ya surgen dudas con cierto foie», reconocen en Mastropiero. «Si complicas el plato, complicas la oferta», sentencia. «La estrella es por tanto el solomillo de ibérico o retinto, el bacalao tan cercano a la tradición extremeña, por supuesto el marisco y también el jamón y los embutidos de la tierra. Ahora tienen bastante presencia las ensaladas y en todo caso las verduras en cremas», desgrana Parodi.

CACERES. COCINERO. V CENTENARIO.

HOTEL BARCELÓ V CENTENARIO / FOTOS: JORGE VALIENTE

«Ya tenemos reservadas unas 150 plazas de las 200 disponibles en la cena y el musical de Nochevieja»

— Barceló V Centenario

«Efectivamente se estilan muchas cremitas, hojaldres rellenos, por supuesto el pescado, los solomillos…», detallan desde el Hotel V Centenario. «No falla el jamón, el lomo y el queso, ahora cada vez más ensaladas templadas de pollo o de gula, los surtidos de ahumados…», describen en El Tapeo. «Los reyes son los embutidos extremeños, la Torta del Casar y el solomillo ibérico. El postre, que no falte», dice José Márquez desde San Juan.

Las presentaciones sí varían dependiendo del local y de lo que busquen los usuarios. En el Hotel V Centenario todos los platos son ya individuales por filosofía del establecimiento. En El Tapeo cada vez se piden más raciones al centro de mesa que menús, para poder repartirse en cada plato y disfrutar de distintos sabores. En Mastropiero, la demanda generalizada consiste en tres o cuatro entrantes para compartir, seguidos de ensaladas u otro tipo de aportación vegetal, y un plato fuerte individual, lo mismo que en Los Ibéricos, José Márquez y Maltravieso. Los vinos extremeños son los más solicitados, con diferencia, por amor a la tierra y a su calidad. «Han pegado un tirón fuerte y el extremeño cada vez defiende más sus productos», rubrican.

Cuándo: comidas y ‘tardeo’

El llamado ‘tardeo’ ha llegado para quedarse. Nació en el Levante español como fusión de ‘tapeo’ y ‘tarde’, y se ha extendido a gran velocidad. Se trata de una evolución del aperitivo o de la comida fuera de casa, que sigue con el café y se prolonga con las copas hasta el anochecer. Es ya la opción favorita para la gente nacida en los 60, los 70 y los 80. Muchos cacereños la prefieren a la noche. Y esto también se ha trasladado a los encuentros navideños: «los grupos tienen más disposición a reservar comidas que cenas, hemos cogido las costumbres europeas. A raíz de la pandemia, la gente probó el cambio y le acabó gustando», expone Parodi. Eso sí, los jóvenes siguen siendo partidarios de la noche.

Copas: campaña en Pizarro

Lo han hecho durante años y esta vez tampoco faltarán a su cita. Los locales de restauración y copas de la calle Pizarro (ya suman 21) han acordado reeditar su campaña conjunta de Navidad para promocionar la oferta de la zona, «la única que reúne al mismo tiempo arte, ocio y gastronomía, y una de las pocas donde se abren negocios en lugar de cerrarse».

Así lo explica Agustín Nieto, propietario de Bulevar y BelleArtes, dos espacios de ocio y cultura ya veteranos. La campaña estará patrocinada por una bebida y repartirá cartelería. Los establecimientos, que abren desde las cuatro de la tarde para adaptarse al ‘tardeo’ (algunos antes), comenzarán sus días fuertes con las comidas y cenas de empresa. Las cañas de Nochebuena se esperan de nuevo multitudinarias, con una charanga desde las Claras a Donoso Cortés. En Nochevieja, muchos locales abrirán a mediodía y todos lo harán tras las uvas, con cotillones o entrada libre. Los hosteleros solo están ya a la espera de que la Junta comunique si amplía los horarios para organizarse.

Suscríbete para seguir leyendo