CÁCERES NECESITA NUEVAS GENERACIONES QUE TOMEN EL RELEVO DEL TEJIDO ECONÓMICO ACTUAL Y LO FOMENTEN

Un colegio cacereño forma a sus alumnos para ser empresarios

San Antonio y Círculo Empresarial suscribirán un novedoso convenio de colaboración

Plantarán la semilla del emprendimiento en una provincia que ve marcharse su talento

De los 50 alumnos del Colegio San Antonio que hicieron la EBAU en junio, más de 20 lograron una nota media por encima de 13. «Hay estudiantes de bastante talento, pero vemos cómo un buen número se marcha a Madrid, Salamanca o Sevilla, se van de Cáceres, en demasiadas ocasiones para no volver». Son palabras de Juan Carlos Moya, director de este colegio centenario, que ya tiene a punto un convenio con el Círculo Empresarial Cacereño para promover entre los estudiantes el espíritu del emprendimiento y la toma de conciencia de lo que supone crear una empresa, especialmente en una tierra tan necesitada de negocios que tiren de la economía.

Porque los niños aprenden de todo en las aulas, desde el análisis de un poema hasta el volumen de los cuerpos sólidos irregulares. Pero poco de economía y menos del mundo empresarial. «Por ello queremos fomentar desde edades tempranas esta opción, dar una formación mucho más próxima a la realidad cotidiana de la empresa, y potenciar el talento entre el alumnado», destaca el director. «Se trata de generar cultura, en este caso la cultura del emprendimiento, que la conozcan y la aprendan, porque los chavales ahora mismo no saben qué es una empresa y cuando llegan a la universidad sus caminos ya van muy determinados».

El director del Colegio San Antonio, Juan Carlos Moya, y el presidente del Círculo de Empresarios de Cáceres, Diego Hernández, suscriben este convenio por tres años prorrogables.

El director del Colegio San Antonio, Juan Carlos Moya, y el presidente del Círculo de Empresarios de Cáceres, Diego Hernández, suscriben este convenio por tres años prorrogables. / EL PERIÓDICO

Y no sólo eso. Se trata de una formación pegada a la raíz, a la tierra. «Pretendemos que sean los futuros protagonistas de la historia de esta ciudad y su provincia, porque el convenio también persigue despertar el interés por los oficios y negocios que se pueden llevar a cabo en Cáceres, así como conocer de primera mano qué formación precisan para su incorporación al empresariado cacereño», explica Diego Hernández Pavón, presidente del Círculo Empresarial. También orientarán a los estudiantes sobre los tipos de empresas que se abrirán camino en los próximos años en la provincia.

«El talento muchas veces se nos va, y hay que empezar a prepararlo desde edades tempranas, a hacer también región desde pequeños», añade el director. «No nos engañemos, la prosperidad al final la traen las empresas, que son las que crean empleos. A veces los jóvenes se contagian de un espíritu más cómodo, pero las oportunidades de su porvenir se generan a través de las firmas que apuestan por instalarse aquí», puntualiza Diego Hernández.

El futuro. Ése es el concepto que alienta este convenio por ambas partes. El mundo empresarial no tiene un colegio de referencia en la ciudad, pero además necesita una generación que tome el relevo del tejido actual, y eso no está nada fácil vistas las tendencias actuales de la sociedad y de los jóvenes.

Por su parte, el centro pretende ofrecer a sus alumnos el mayor abanico posible de salidas en un mundo donde la formación y la especialización son cruciales. De hecho, promueve como pilares de su programa académico la innovación, la sostenibilidad, las disciplinas Stem (destrezas matemáticas, científicas y tecnológicas), el plurilingüismo (mínimo tres idiomas hablados y escritos) y la solidaridad de acuerdo a los valores franciscanos. También imparte ya cuatro asignaturas de empresa en ESO y Bachillerato (Economía y Emprendimiento; Economía; Empresa y Modelos de Diseño de Negocio; y Emprendimiento social y sostenible). Ahora estudia el desarrollo de disciplinas de FP, tan solicitadas actualmente, para su impartición en próximos cursos.

Feria, becas...

Entre las actividades plasmadas en el convenio destaca la realización de una feria educativa con la participación de empresas cacereñas para los alumnos y sus familias; visita a empresas de la provincia para conocer su auténtico funcionamiento; coloquios y mesas redondas de los empresarios a fin de que los alumnos vean cómo se desenvuelven, cómo tratan sus negocios y ponen en común sus inquietudes; ponencias magistrales (conferenciantes, consultores, asesores y formadores de empresas); y becas y/o premios para proyectos relacionados con este ámbito.