Entrevista | TOMÁS SÁNCHEZ CAMPO Diputado delegado del área de Informática e Innovación

«Los ayuntamientos de Cáceres se tienen que actualizar con la gestión del agua para no pasarlo mal en un futuro»

«Hay mucho talento emergente en el medio rural, pero hay que poner el foco»

«La innovación debe permitir que las personas opten a quedarse a vivir en los pueblos»

«La tecnología es crucial para mantener el sector del campo y revertir la brecha generacional»

Entrevista a Tomás Sanchez, diputado de Informática

Carlos Gil

Eduardo Villanueva

Eduardo Villanueva

Nació en Cáceres y es el alcalde de Torrecillas de la Tiesa desde 2007. Ha sido diputado adjunto al Área de Hacienda y Asesoramiento a Entidades Locales entre 2019-2020 y diputado del área de Personal, Formación, Riesgos Laborales, Parque Móvil y SEPEI, desde 2021, cuando el ex presidente Carlos Carlos remodeló el Gobierno provincial tras la muerte de Charo Cordero. En la actual legislatura de Miguel Ángel Morales lleva las riendas del área de Informática e Innovación.

La Red Circular FAB de Innovación Territorial es uno de los proyectos más ambiciosos de la Diputación Provincial. ¿Cómo va su implementación?

Vamos a incorporar otros cinco centros y esperamos que los próximos meses entren en funcionamiento. Ya hay centros en Trujillo, Miajadas, Moraleja, Arroyo de la Luz, Valencia de Alcántara y los servicios centrales del centro de referencia que hay en Cáceres. Se incorporarán Alcuéscar, Jarandilla de la Vera y Coria… Falta por hacer las obras para adaptar los espacios municipales que han elegido los ayuntamientos. Para la Red Circular Fab se destinan un total de 2,5 millones entre 2023 y 2026. Este año se destinan alrededor de 500.000 euros. Cualquier autónomo, cualquier empresa, cualquier ciudadano que tenga una inquietud, una idea puede hacer uso de estos espacios, para promocionarlas e incluso buscarles financiación. El objetivo es que cada ciudadano de esta provincia tenga un centro de este tipo a menos de 30 kilómetros del lugar donde reside. Lo que queremos es mantener el talento que tenemos en la provincia, que es mucho, en núcleos urbanos y rurales; y, si puede ser, atraer talento de fuera. Se nota que hay talento emergente y estos centros ponen el foco en este aspecto tan importante. 

¿En qué proyectos innovadores trabaja la Diputación de Cáceres actualmente? 

Trabajamos en implementar proyectos de territorio inteligente. Por ejemplo, en el caso de la gestión del agua, que es de suma importancia. El objetivo es permitir a los consistorios recoger información y almacenarla para tener datos reales y desarrollar herramientas de monitorizado, porque el control del agua es vital; cada vez es un bien más escaso. Los ayuntamientos se tienen que poner al día con la gestión del agua para no pasarlo mal en un futuro. El hecho de que puedas tener la información en tiempo real del agua que está en el depósito municipal, del agua que sale, de la que se ha gastado en el día, conocer los picos de gasto y por qué se han dado resulta de gran utilidad. En Torrecilla de la Tiesa gastamos 200 y pico metros cúbicos diarios de agua y tenemos 1.100 habitantes, pero es que hay municipios que gastan más con la mitad de población. 

¿También se trabaja en la eficiencia del alumbrado público? 

Sin duda. La meta es transformar los servicios que prestan los ayuntamientos, como el alumbrado público. Tenemos que ser capaces de aportar soluciones para gestionar recursos y eliminar gastos superfluos. Que seamos capaces, por ejemplo, de desarrollar aplicaciones para subir y bajar la intensidad de la luz de las farolas a medida que pasen o no peatones. O implementar sensores para abrir y cerrar el camposanto, controlar la iluminación de las pistas deportivas. Por ejemplo, que se pueda gestionar por Internet el alquiler de esas pistas; que tú vayas, abras con tu móvil las instalaciones y que se enciendan automáticamente, y que se haga el mismo proceso al salir. Hay soluciones para todo, pero hay que implementarlas; y en eso estamos trabajando desde el área que yo piloto en la Diputación Provincial.

Cuéntenos en qué consiste la renovación de los juzgados de paz...

Se está digitalizando todo y se les han instalado ordenadores, porque los juzgados de paz, en algunos municipios, ni siquiera están integrados en los ayuntamientos. Y que estos espacios puedan disponer de personal propio. 

En materia de padrón municipal, siendo un registro contradictorio, ¿también se está innovando?

Sí, hay un proyecto en marcha financiado por el Gobierno central; es un programa complicado con 1,2 millones de inversión para que cualquier ciudadano se pueda empadronar de forma segura y de manera rápida en el momento. Es verdad que ahora hay muchos problemas con los empadronamientos. La mitad de las veces los datos no coinciden. Uno está empadronado en un sitio y no se corresponde con el catastro. La idea es que, si una persona se quiere venir a a vivir a mi pueblo, que de manera inmediata, segura y rápida, pueda estar empadronado a través de una plataforma; cumpliendo los requisitos. Es un programa que tiene un desarrollo hasta enero de 2025, pero tendrá que pedirse una prórroga porque es un proceso complicado: la mayoría de las veces no coincide la información que tiene el ayuntamiento con la que tiene el catastro. Y no solo es una cuestión de cruzar datos, sino que habrá que corregir muchos aspectos. 

Sus área convoca los Premios a la Innovación Tecnológica, ¿cómo ve el potencial de la provincia al respecto?

Fue un gran acierto estos premios, que se han consolidado y contamos con una colaboración muy estrecha con la Universidad de Extremadura. Morales se ha comprometido a que este año habrá una nueva edición, porque además hay muy buenas propuestas que se han presentado. Yo vengo del mundo analógico y casi que me sorprende todo lo que se presenta. Como un proyecto que se destina a el control y centralización del consumo energético de una vivienda. Para conocer tramos, precios y horarios y no llevarse sorpresas en la factura de la luz. Hay otro proyecto para establecer pautas en materia de accidentes de tráfico y seguridad. Son propuestas que me parecen fascinantes…

¿Podría destacar alguna más? 

Todo lo que tenga que ver con permitir a las personas vivir en el mundo rural y asentar la población es una necesidad. Hay gente que se dedica a programar y que ya vive en entornos rurales. Nos encontramos con compañías que forman personal y que se encuentran con que luego se van. Y ya hay algunas compañías que están defendiendo que lo mejor es buscar ese talento y ese personal en el ámbito rural. Hay gente que vive en el medio rural y tiene claro que no quiere abandonarlo. 

En una provincia eminentemente rural como es Cáceres, ¿qué puede aportar la tecnología y la innovación?

Estamos hablando de que vivimos en un territorio donde acecha la despoblación y es fundamental que la tecnología ayude al campo y la ganadería. Además, hay un problema generacional que nos transmite constantemente el sector. Pero el verdadero problema no es que no haya gente que no se quiera dedicar al campo, sino que los jóvenes no quieren dedicar su vida por completo, 365 días al año. a trabajar el campo. Entonces, todo lo que sea avanzar en una tecnología que implique quitar horas de trabajo, va a suponer un gran aliciente para romper esa tendencia de vacío generacional. Hace poco conocí a una ganadera que se dedica al pastoreo en Madrid, y lo hace controlando su ganado a través de una tablet y vía satélite. Se trazan unas coordenadas, el ganado lleva unos sensores y no se sale de ese perímetro que ha establecido la gandera. Y además puede ir cambiando en diferentes momentos de la semana o del mes ese trazado. Si somos capaces de que el trabajo de la ganadería y de la agricultura no sea tan sacrificado y necesite una dedicación exclusiva de 365 días al año, pues tendremos mucho avanzado en este terreno. Y aquí es crucial el trabajo del desarrollo tecnológico.

En esta necesidad de contar con la tecnología para evitar la despoblación, entra un factor determinante: que haya buenas conexiones...

Aquí la Diputación de Cáceres ha hecho un gran esfuerzo porque todos los ayuntamientos están conectados con la Institución provincial a través de fibra; tanto las entidades locales como las mancomunidades. Y estamos colaborando con las administraciones y compañías para que se establezca la conexión de fibra óptica, no solo ya en los ayuntamientos, que como digo ya la tienen; sino para todos los ciudadanos que quieran residir en entornos rurales. Y estamos colaborando ya para que se instale el 5G. Hay un proyecto para ello: el 5G rural, que ya engloba 110 municipios de la provincia. Nosotros estamos haciendo la labor de acompañamiento, porque para que esas instalaciones se produzcan hay muchos inconvenientes en licencias de obra, patrimonio, problemas que surgen con las instalaciones... Aunque la realidad red de fibra tienen que quedar muy pocos municipios que no tengan. De hecho, mi pueblo Torrecilla tiene 1.100 habitantes y ya desplegadas tres o cuatro redes de fibra, y próximamente el 5G. Porque es fundamental que la gente que viene a trabajar a nuestros pueblos tenga buenas conexiones, pero también buenos espacios. 

¿A qué se refiere? 

 A establecer espacios públicos donde la gente que se traslada temporalmente a nuestros pueblos pueda trabajar fuera de su ámbito familiar, con buenas conexiones, etc. Hay gente que teletrabaja desde su casa y está cómoda, pero hay otras personas que no tienen esa posibilidad y son a las que tenemos que ofrecer estas opciones con conexiones, impresoras y equipos. En los pueblos tenemos una calidad de vida estupenda, pero esto siempre está ligado al trabajo.  

undefined

Suscríbete para seguir leyendo