Entrevista | Alberto Ortega Villarroel Diputado de Recursos Humanos, Sepei y Prevención de Riesgos Laborales

Diputado de Recursos Humanos: «El 55% de los empleados de la Diputación de Cáceres se jubilan en la próxima década»

Llegó a la política municipal en 2019 para ser el alcalde del municipio rayano de Piedras Albas al mismo tiempo que continuaba con su trabajo como técnico en prevención de riesgos laborales en la empresa Aena. Alberto Ortega Villarroel ejerció la «telealcaldía» durante su primera legislatura, ya que en su localidad los regidores no cobran nada. Junto a Miguel Ángel Morales, entró en la Diputación de Cáceres en 2023, lo que le permite dedicarse en cuerpo y alma al servicio público

Viene usted de Piedras Albas, en la frontera con Portugal, ¿qué necesita esta localidad para su potenciación?

El problema fundamental del municipio es el poco término municipal que tiene, apenas 4,5 kilómetros. Hay muy poca oportunidad de desarrollo. Estamos potenciando la conectividad para atraer y asentar población aprovechando el tirón del teletrabajo. Allí tampoco tenemos ocio que ofrecer, no hay centros comerciales, ni cines, ni teatros. Se basa todo en el turismo paisajístico, senderismo y observación de aves. Sí que hemos aumentado los servicios de ayuda a domicilio, como la peluquería para evitar que la gente se desplace. Parecen tonterías en ciudades grandes pero en los pueblos es muy importante. Hemos firmado también un convenio de exclusión financiera, por el que se va a abrir una entidad bancaria en Piedras Albas. Todo esto son avances que dan una sensación de habitabilidad en el edificio. Los sectores principales son servicios, los empleados del ayuntamiento y la agricultura y ganadería.

La autovía hasta Castelo Branco parece que por fin saldrá adelante, pero hay que seguir esperando, ¿qué supondría para Piedras Albas? 

Esa autovía, en su tratado inicial que se firmó hace más de diez años, tiene una salida a un pueblo portugués que se llama Segura, a tan solo 8 kilómetros de Piedras Albas. Facilitaría mucho el transporte hasta Madrid o Lisboa para localidades rayanas. Los desvíos hasta Moraleja o Zarza la Mayor también estarían bien, pero si se hiciese esta sería un aliciente más. En un viaje a Madrid, ahorraríamos más de 35 minutos.

Es el diputado delegado del Sepei, ¿qué supone para la provincia?

Yo entiendo al Sepei como uno de los servicios fundamentales para la provincia de Cáceres y por el que apuesta mucho la Diputación. En ciudades como la capital o Plasencia donde se presta el servicio es muy importante, pero también lo es para pequeños pueblos de la provincia. La institución lleva varios años apostando por ese servicio para mejorar tiempos de respuesta, equipamiento, personal, con la apertura del parque de Jarandilla de la Vera el año pasado y con la del de Guadalupe, previsiblemente este año. Es uno de los servicios fundamentales, pero no el único porque el de asistencia a entidades locales también se solicita mucho. Al final es el servicio de la Diputación que salva vidas.

¿Cómo definiría el impacto que ha tenido y tendrá el parque de Jarandilla?

La apertura del parque de Jarandilla supuso una inversión de más de 3 millones de euros para la Diputación. El impacto principal es la reducción del tiempo de respuesta ante cualquier incidencia. Se han recortado los tiempos de intervención en unos 35 minutos los tiempos de intervención, que es mucho rato en una emergencia. El impacto es para todo ese valle y también por la descarga de trabajo que se le ha dado al parque de Navalmoral de la Mata, que tiene ahora más disponibilidad y podrá prestar mejor servicio a su área de influencia.

¿Por qué se ha tardado tanto en abrir una estación en la comarca de La Vera?

Habría que preguntárselo a anteriores equipos de gobierno, pero es verdad que la inversión es muy importante. No son solo los tres millones para construir el parque o el equipamiento. Es también la capacidad de generar empleo para cubrir las estaciones o para dotarlas de buenos suministros. Son cosas muy importantes que entiendo que la Diputación ha valorado en varias ocasiones y no fue posible la apertura hasta el año pasado.

Y en Guadalupe, igual. Desde Trujillo y Navalmoral se tarda una hora. Esto va a suponer un gran avance para la comarca de Las Villuercas…

En esa zona contamos con un convenio de colaboración con el Cpei (Consorcio Provincial de Extinción de Incendios de la provincia de Badajoz), al igual que por Valencia de Alcántara. Allí acuden los dos parques y se reducen los tiempos de intervención. Hay zonas de la provincia de muy difícil cobertura, como puede ser el norte, donde tenemos dos parques auxiliares, y alguna parte del sureste y suroeste. Será importante la apertura de Guadalupe, pero aún estamos asentándonos con la de Jarandilla. La apuesta de Diputación está siendo innegable. Solo la inversión para el año 2024 en el servicio asciende a más de 23 millones. La estructura del parque de Guadalupe será igual que la del resto.

El Sepei de Trujillo es un referente nacional en formación de bomberos gracias a una gran inversión…

Cuenta con una de las mejores instalaciones para simulacros de incendios en interior, bajo rasante o túnel de fuego para formación sobre el comportamiento de gases y temperaturas. Este equipo de gobierno está decidido a potenciarlo. Se podría ampliar para acometer obras en alguna otra instalación para crear más simulacros de actuaciones y estamos en contacto con el Ayuntamiento de Trujillo, que tiene alguna parcela colindante. En formación siempre se puede mejorar y este servicio es susceptible de mejora por los avances técnicos de mejora. 

Los bomberos también realizan operaciones con personal de institutos para mostrar cómo hay que actuar en situaciones límite, ¿cómo valora esto?

Estamos convencidos de que uno de los mayores trabajos que debe realizar un servicio como el Sepei es la prevención de riesgos. De ahí la apuesta con colegios e institutos en prevención de incendios y también empezamos ahora a colaborar con Guardia Civil y cuerpos de policías locales para ayudarles, no en la extinción de fuegos, sino en qué no hacer ante un incendio y cómo facilitar la labor de los bomberos de Diputación.

También se encarga del área de prevención de riesgos laborales, ¿cuánta gente compone esta delegación?

Trabajan entre 15 y 20 personas. El Sepei está inmerso en prevención de riesgos laborales, con protocolos muy estrictos en ese sentido. Tanto en vigilancia de la salud para los trabajadores con los reconocimientos médicos y luego realizando campañas de revisión ginecológica y de cáncer de mama para las trabajadoras. Seguramente hasta hayamos salvado a alguna persona. Todo esto está enmarcado en lo que llamamos el ‘bienestar 360’. Estos programas han tenido un éxito tremendo.

Hace unas semanas, hubo una campaña de donación de sangre en el edificio Pintores, 10… ¿qué piensan los empleados sobre este tema?

Tuvo bastante éxito. El jefe de prevención de riesgos laborales y el presidente de la hermandad de Donantes de Sangre me confirmaban que recibieron unas 60 donaciones válidas. Nos dicen que por cada donación se salvan tres vidas, así que habremos salvado a 180 personas en una mañana. Tuvo buena aceptación entre el personal de la casa y el público general que también pasó.

¿Cómo se ha tratado el tema del aumento de los casos de gripe y covid de enero? 

Realizamos también la campaña de vacunación, pero es cierto que el grupo más grande al que debería ir enfocado –el Sepei- se ha vacunado en los centros de salud por normativa de la Junta para llevar ellos el control. El resto del personal ha acudido de manera voluntaria. El de la gripe con el éxito habitual, pero el del covid con menos éxito del que debería.

La Diputación de Cáceres es la institución que más funcionarios tiene de la provincia, ¿cómo se gestiona una plantilla de mil trabajadores?

Nosotros estamos aquí para prestar servicios a los municipios de la provincia. El capítulo 1 del presupuesto de 2024, el dedicado al gasto de personal, asciende a más de 6,5 millones de euros con el único objetivo de servir a los pueblos. La gestión es como en cualquier empesa. Hay que optimizar los recursos para dar ese servicio. Al principio de esa legislatura se hizo una oferta de empleo público importante para cubrir todos los puestos que hay, previsiblemente la de este año sea bastante inferior porque ya no hay tantos puestos que cubrir.

Se dice que el mejor convenio es el de la Diputación, ¿por qué está considerado así?

Este convenio está formado por dos acuerdos, uno para el personal funcionario y otro para el laboral. A pesar de que se firmó hace ya varios años, que habrá que empezar con la redacción de la renovación del convenio colectivo, pero ya era muy vanguardista y estaba equiparado a convenios colectivos de varias empresas. Se establece un sistema de ayudas sociales, permisos retribuidos para personas trabajadores que se han incorporado después… Es un muy buen convenio, la verdad. . Es importante que la gente quiera trabajar en la Diputación y se implique por el carácter de prestador de servicios públicos que somos.

Los funcionarios que más años llevan ya han consolidado sus puestos, ¿cómo se ha hecho esto?

Esta normativa de consolidación de empleo temporal en la administraciones públicas ya estaba establecida a nivel estatal, pero hay algunas que no han empezado aún porque el plazo finalizaba en diciembre de este año. La Diputación terminó con este proceso a mediados del año pasado, cuando el nuevo equipo de gobierno llegó ya estaba finalizado. Todas las plazas consolidables ya estaban consolidadas.

¿Qué porcentaje de trabajadores se va a jubilar en los próximos 10 años?

En esta casa se creó un grupo de trabajo que tiene dos líneas de actuación: una es la bienvenida al personal de nueva incorporación, antes llegabas y te ponían a trabajar como pudieras y ahora hay un programa de bienvenida con curso de formación presencial y online, se enseña la estructura, se forma en prevención de riesgos laborales y también en igualdad y protocolos de acoso; y otra para intentar que el impacto de las personas que se van sea inferior, que es más complicado en una empresa privada porque hasta que no se va la persona no se crea la nueva plaza, estamos trabajando en algún mecanismo para que los nuevos empleados coincidan con los antiguos y hemos pedido a las diferentes áreas que identifique los puestos clave que están ocupados por gente que se irá en 10 años para iniciar un proceso con el objetivo de que ese conocimiento no se pierda. El porcentaje de personas que se va a jubilar en la próxima década es del 55%.

Por este motivo, en los próximos años ofertarán un número elevado de plazas de empleo y luego posiblemente se consolide…

El problema es que esta administración está sujeta a la tasa de reposición. Hemos tenido años en los que era del 0%, no había manera de reponer al que se jubilaba. De esta tasa queda excluido el Sepei por el servicio que presta, ahí sí se cubren todas las plazas. Pero en el resto de la casa hay que estudiar cómo evoluciona la normativa, pero es fundamental el trabajo que hemos iniciado de retención del conocimiento.

¿Hay brecha de género en la Diputación?

La diferencia es escandalosamente amplia. El 64% de la plantilla son hombres y el 36% mujeres. Pero es un dato que engaña porque el personal del Sepei son todos hombres, y son 250 efectivos. Hay alguna mujer en las bolsas de contratación pero no está trabajando aún, como en casi todos los servicios de extinción de incendios. Pero estamos preparados porque en los parques hay vestuarios y zonas para mujeres. Habría que exceptuar a este servicio y ya no estaría tan desigualado, aunque no llegaríamos a la paridad.

Hay varios servicios muy útiles en la Diputación que no tienen tanto renombre, como el parque móvil o la imprenta… 

El parque móvil es fundamental para el Sepei porque se encarga de la reparación de todos los vehículos que tienen. Este servicio sí que lo envidian el resto de las diputaciones. Son impresionantes. Hay coches que tienen 500.000 kilómetros y están como nuevos. Los mecánicos y conductores, para mí son los más increíbles. La imprenta es un servicio también fundamental para los pueblos. Tienen el trabajo más visible en los calendarios para los pueblos, pero la publicación del Boletín Oficial de la Provincia también depende de ellos. Pero no solo eso, también la publicación de libros. n

Suscríbete para seguir leyendo