La fiesta de los patronos

Esto opinan los más jóvenes de Cáceres sobre la Virgen de la Montaña: "Siempre cumple mis promesas"

El relevo generacional en las fiestas religiosas es uno de los temas que más preocupa

Sin embargo, los más jóvenes no dudan en mostrar su devoción en eventos como la Bajada de la patrona

Los llegados desde otros puntos de la región se impregnan rápido de la importancia de la Virgen y, entre los cacereños, la tradición va de generación en generación

Imagen de la Virgen de la Montaña.

Imagen de la Virgen de la Montaña. / Carla Graw

Es uno de los temas que más preocupan a la ciudadanía cacereña: el relevo generacional. Pero los más jóvenes de la ciudad no dudan en mostrar su devoción a la Virgen de la Montaña y en señalar la importancia que tienen eventos como este. En Cáceres convive la juventud que vivió y creció en la ciudad, que conocen a la perfección la tradición y todo lo que significa; y los que vienen por estudios, que en pocos años se impregan de la fiesta de la patrona y no dudan en celebrar todas las festividades. «Llevo solo tres años residiendo en la ciudad, pero la Virgen significa ya mucho para mí», cuenta Francisco Ramos, un joven pacense que estudia en la ciudad.

La Bajada de la Patrona para la celebración del Novenario es una tradición que va de generación en generación. Son los padres los que tratan de inculcar a sus hijos una de las festividades más importantes que tiene la ciudad. «Mi madre siempre me llevaba a la Bajada porque nos gustan todas procesiones», señala Natalia Palma. «Soy cristiana y llevo saliendo a ver la Bajada desde que era pequeña para verla vestida de campuza», explica Laura Corrales.

Entre los más jóvenes también hay Hermanos de Carga de la Cofradía. Laura Muñoz explica que su devoción hacía la patrona se debe a que «siempre ha cumplido todas las promesas que le he pedido».

Testimonios

Laura Muñoz.

Laura Muñoz. / Ángel García Collado

«Siempre acompaño a la patrona porque siempre cumple mis promesas. Es como una madre más»

Laura Muñoz

— Hermana de Carga de la Patrona

Lucía Sánchez.

Lucía Sánchez. / Ángel García Collado

«Es una cita que vivo con mucha devoción. Me gustaría que más gente de mi edad se implicase con ella»

Lucía Sánchez

— Dependienta

Francisco Ramos.

Francisco Ramos. / Ángel García Collado

«Llevo solo tres años en Cáceres, pero la Virgen de la Montaña significa ya mucho para mí»

Francisco Ramos

— Estudiante

Natalia Palma.

Natalia Palma. / Ángel García Collado

«Mi madre siempre me ha llevado a la Bajada porque siempre nos gustan todos los pasos procesionales»

Natalia Palma

— Cacereña

Daniel Macías.

Daniel Macías. / Ángel García Collado

«Los más jóvenes cogeremos el testigo de los mayores, más como tradición que por la religión»

Daniel Macías

— Universitario

Blanca Bernet.

Blanca Bernet. / Ángel García Collado

«Los más jóvenes estamos creando ese relevo generacional tan necesario para que siga esta tradición»

Blanca Bernet

— Estudia un grado en Cáceres

Esmeralda Sánchez.

Esmeralda Sánchez. / Ángel García Collado

«Espero poder verla este año. Desde que comencé a estudiar, me coincide con exámenes»

Esmeralda Sánchez

— Estudia una carrera en la ciudad

Javier Bermejo.

Javier Bermejo. / Ángel García Collado

«Es algo muy tradicional y simbólico para la ciudad. Además, la Virgen es preciosa»

Javier Bermejo

— Alumno cacereño

Ana Portillo.

Ana Portillo. / Ángel García Collado

«Es lo más simbólico de Cáceres. Actos como la Bajada están muy bien para quien no pueda subir a verla»

Ana Portillo

— Joven cacereña

Laura Corrales.

Laura Corrales. / Ángel García Collado

«Soy cristiana y llevo saliendo a ver la Bajada desde que era pequeña para verla vestida de campuza»

Laura Corrales

— Estudiante

Suscríbete para seguir leyendo