Balance médico de la tarde

Dos banderilleros resultaron heridos en la última corrida de toros en Cáceres

Tanto Morenito de Arles como Alex Benavides entraron a la enfermería del coso

Ambos formaban parte de la cuadrilla de Emilio De Justo

En la tarde histórica para la plaza de toros de Cáceres vivida ayer también se vivieron momentos de tensión con dos duras cogidas a los banderilleros del matador cacereño Emilio De Justo. Tanto Morenito de Arles como Alex Benavides entraron a la enfermería del coso taurino para tratarles de distintas heridas ocasionadas por asta de toro.

Primero fue Morenito de Arles, cuando iba a poner el primer par de banderillas al cuarto toro de la tarde. El toro le siguió tras el primer par, no hubo corte y le volteó antes de llegar al burladero, provocando que el torero se golpease con la madera. Fue llevado por el resto de subalternos hasta la enfermería. El parte médico indica que sufrió una "herida incisa de trayecto único, con desgarro de piel, celular subcutáneo y una herida en el isquiotibial". El doctor de la plaza realizó un cierre de aproximación, celular y piel en la parte afectada.

Por otro lado, Alex Benavides sufrió también una dura cogida en el sexto toro al colocarle el par de banderillas. Sufrió una herida inciso contusa penetrante en el maxilar derecho de menos de 8 centímetros en dirección bucal y otra en la axila izquierda penetrante con desgarro muscular. Según señaló el médico, en la exploración se palpaba la arteria axilar íntegra y el pulso periférico era "muy positivo". Fue enviado al centro hospitalario para su exploración vascular, el cierre de la herida axilar y la sutura maxilar. "No podemos hacer más en la enfermería por estar ocupado el quirófano con otro paciente", señalaba.

Ambos banderilleros se encuentran ingresados en planta en el hospital Universitario de Cáceres y evolucionan favorablemente.

La corrida

La cita de ayer será recordada porque la plaza se llenó para una corrida de toros por primera vez desde 1971. La corrida de tres hierros distintos fue acusada de nobleza, pero dejó que desear en cuanto a la presentación de los toros. Los diestros Alejandro Talavante y Emilio De Justo lidiaron dos de La Quinta, dos de Garcigrande y dos de El Pilar. Se repartieron ocho orejas en total, siendo cinco para el de Torrejoncillo y tres para el pacense. Este último tuvo petición de rabo en el último de su lote, pero el presidente lo denegó y otorgó al animal una vuelta al ruedo merecida.

Suscríbete para seguir leyendo