Actuación médica

Muere un hombre a la salida de la plaza de toros de Cáceres

Fue trasladado al hospital en ambulancia en parada cardiorrespiratoria

La consejera Sara García Espada participó en las labores de reanimación en los exteriores del coso

Público de la plaza de toros ayer.

Público de la plaza de toros ayer. / Carlos Gil

Un asistente a la última corrida de toros celebrada en la plaza de toros Era de los Mártires falleció tras sufrir una parada cardiorrespiratoria y ser trasladado al hospital Universitario en ambulancia, según informa la portavocía de la Junta de Extremadura. Previamente, una decena de sanitarios le atendió en la zona de la plaza de Argel. La situación provocó expectación en el público que abandonaba el coso taurino cacereño.

La consejera de Salud y Servicios Sociales, Sara García Espada, que estaba en la plaza de toros de Cáceres y se dio la casualidad de que se encontró con el espectador, que finalmente falleció, en la vía pública. Llegó hasta el lugar al mismo tiempo que la UME/112 del Área de Salud de Cáceres y presentándose como compañera médica del 112 para ponerse a disposición del médico del equipo, colaborando en lo que necesitó.

García Espada permaneció junto al paciente y al equipo de la UME hasta que fue trasladado al hospital, y también habló con la familia del afectado para identificar al paciente.

Según indican una testigo del suceso, se trata de un hombre de unos 70-80 años, alto y corpulento. “Iba a cruzar al cajero de LiberBank, que está a escasos metros de la plaza de toros, y al pasar vi un hombre que caía a plomo y se golpeó de cara contra el asfalto, lo que provocó que le sangrase la nariz. Al principio pensé que sería un golpe de calor, porque la tarde fue complicada en ese tema. Nada más que ocurrió fuimos a llamar a las asistencias sanitarias, pero primero se personaron dos agentes de la Policía Nacional”, cuenta.

“También pensé que podía ser por una bajada de tensión, pero hoy he visto que había sido un infarto y que había fallecido. No podía imaginármelo. El señor estaba solo porque no había nadie cerca que le socorriese, le ayudamos entre personas que no le conocíamos”, explica.

También una señora que reside justo frente a la plaza de toros cuenta que “había más de una decena de sanitarios ayudando, pero se veía que el hombre quizá ya estuviese muerto. Pasaron 45 minutos intentando reanimarle, hasta que le pusieron un aparato de masajes y le llevaron al hospital”.