Diversidad

Cáceres se forma para atajar la LGBTIfobia en la zonas rurales

La Guardia Civil clausura el programa que durante diez meses ha formado a profesionales para abordar los delitos de odio

Momento de la clausura del programa, este viernes.  | CARLOS GIL

Momento de la clausura del programa, este viernes. | CARLOS GIL

gema guerra

Cáceres avanza para atajar los delitos de odio hacia las personas LGBTI en las zonas rurales. La Guardia Civil clausuró este martes con un acto en la comandancia el programa Copra (comunidad de prácticas), que está integrado en el proyecto europeo Cisdo, de Cooperación interpolicial y social contra los delitos de odio.

Durante diez meses han trabajado de forma coordinada colectivos que velan por los derechos de las personas LGBTI en Extremadura como Extremadura Entiende y Fundación Triángulo, la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito, el Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS) y la Unidad Contra la Violencia Sobre la Mujer de la Subdelegación del Gobierno, que junto con los Cuerpos Policiales (Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local de Cáceres), y la Fiscalía provincial.

El propósito del programa es mejorar la «prevención, detección e intervención» de delitos de odio y mejorar la atención y la respuesta a las víctimas. Este fue, precisamente, uno de los puntos que se abordó en el acto de clausura, donde las autoridades presentes ofrecieron datos relativos a este tipo de delitos, como que solo el 20% de las víctimas llega a denunciar ante los cuerpos de seguridad «por miedo o por vergüenza». De hecho, esa tasa de infradenuncia, en su mayoría en zonas rurales, es uno de los puntos que se han trabajado para mejorar.

En la clausura estuvieron presentes el subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Antonio García Muñoz, la secretaria general de Igualdad de la Junta de Extremadura, Ara Sánchez, la fiscal jefa de Cáceres, Olga Suárez, y el jefe de la comandancia y teniente coronel Rafael Roldán.

El programa, que se ha dividido en varios encuentros entre las partes implicadas a lo largo de los últimos meses, ha puesto sobre la mesa «la importancia de esta iniciativa para sensibilizar a la sociedad sobre la gravedad de los delitos de odio y garantizar el respeto a los derechos humanos y la diversidad de todas las personas». n