Volando hacia el futuro

Carla y Celia: de Cáceres a América, de la mano de Amancio Ortega

El artífice del imperio Inditex es también mecenas de jóvenes talentosos con ganas de conocer mundo, aprender idiomas y desenvolverse con independencia. Dos jóvenes cacereñas, con un 10 de nota media, acceden a las 400 becas de la Fundación Amancio Ortega para estudiar 1º de Bachillerato en Canadá y EEUU

Carla y Celia, estudiantes del IES Norba, se marchan a Canadá y EEUU con una beca de Amancio Ortega. AMANCIO ORTEGA

Carla y Celia, estudiantes del IES Norba, se marchan a Canadá y EEUU con una beca de Amancio Ortega. AMANCIO ORTEGA / CARLOS GIL

El reto no es fácil. El Programa de Becas de la Fundación Amancio Ortega ha registrado este año un 9,8 de nota media entre los chavales que han logrado uno de estos pasaportes a una experiencia completamente inmersiva: estudiar 1º de Bachillerato en Canadá o Estados Unidos. Las cacereñas Carla Pastor Merino y Celia Rodríguez Sánchez, ambas compañeras de aula en el IES Norba Caesarina, han conseguido 2 de las 400 plazas de esta lanzadera que cada año promueve el mecenas del imperio Inditex (Zara, Pull&Bear, Mássimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho y Zara Home). Lo hace desde 2010 y ya ha permitido que más de 4.700 estudiantes españoles se integren en la cultura del país de destino, perfeccionando el uso del inglés.

Porque la beca no da acceso a unas vacaciones o a un ‘impasse’ relajado en los estudios, ni mucho menos. Los alumnos conviven todo un curso, entre septiembre y junio, con una familia anfitriona y acuden a los centros educativos locales, como un estudiante más, lo que les permite un completo dominio del inglés, nuevos conocimientos, el desarrollo de habilidades personales y académicas, y sobre todo, una experiencia personal inolvidable. La Fundación Amancio Ortega cubre todos los servicios necesarios: viaje, tasas de escolarización, matrícula en un instituto público, alojamiento y manutención, seguro médico y de accidentes, convalidación del año académico y apoyo continuado durante la estancia.

¿El requisito? Tener unas buenas notas en 3º de la ESO para poder pedir la beca en 4º de la ESO y marcharse en 1º de Bachillerato. Carla se va a Terranova (Canadá), y Celia aún está esperando a conocer su destino en Estados Unidos. Las dos harán su maleta en septiembre. Están realmente ilusionadas. Y sí, se lo han currado bastante. Ambas tienen un 10 de nota media, o sea, diez en todo, de Mates a Educación Física, y además están en la misma clase (tremendo cómo deben subir el nivel de ese aula).

Las becas cubren viaje, matrícula, alojamiento, manutención y seguros Además de un nota media de 9’8, todos los seleccionados han pasado varias pruebas de inglés

Amancio Ortega, que de talento entiende un poco, da alas al futuro de estudiantes con potencial en países muy dinámicos donde se harán bilingües, añadiendo a su lengua madre, la lengua madre de los negocios y de las instituciones en el mundo. Aunque estos alumnos van con un nivel alto de inglés, la inmersión será completa.

Carla, de 16 años, estudió en el Colegio Prácticas y posteriormente en el IES Norba Caesarina, donde certificaron que se trata de una alumna de altas capacidades. Cuando se le pregunta por sus aficiones, responde sin dudarlo que «estudiar unos cuantos idiomas», entre ellos Portugués en la Escuela Oficial de Idiomas y chino en una academia. Porque lo tiene muy claro: «Quiero formarme en Relaciones Internacionales y trabajar en ese campo». De hecho, desde que se enteró en Primaria de que sus hermanos gemelos, mayores que ella, querían optar a la beca de Amancio Ortega, no ha parado de desearlo y esperar el momento. «Siempre les he dicho a mis padres que me encantaría viajar, ver el mundo, otros países…». Su sueño se hace ahora realidad, y si la salud y la suerte le acompañan, sabe que no será su primera estancia en el extranjero.

En Cáceres deja la parte antigua a la que tanto le gusta ir con sus amigos, pero sabe que, después de siglos y siglos, la estará esperando cuando regrese. Y sobre todo su familia, que la ve marchar con 16 años a una experiencia que difícilmente podría desaprovechar. «Creo que mis padres lo tienen asumido porque llevo muchos años deseando esta oportunidad», confiesa.

Por su parte, Celia Rodríguez Sánchez también ha obtenido una beca gracias a su 10 de media en 3º de ESO. Del mismo modo, es una alumna de altas capacidades. En su caso, descubrió las becas de la Fundación Amancio Ortega a través de las redes sociales, concretamente a través de Tik Tok. «Fue hace un año, no las conocía y decidí apuntarme y probar suerte. Al final me la han dado», relata.

Lo de «suerte» en su caso es un decir, porque Celia, además de presentar la máxima nota posible, tuvo que superar, al igual que el resto de los elegidos, un examen de inglés escrito, un listening, una videollamada tipo speaking, pasar otro corte, enviar un vídeo hablando sobre ella y de nuevo una videollamada a modo de entrevista... Solo después de tantas pruebas tiene asegurada una plaza en Estados Unidos.

A sus 15 años (no cumplirá 16 hasta septiembre), Celia ya enfoca su futuro hacia los estudios de Arquitectura. «Las asignaturas que más me gustan son matemáticas y tecnología, y muy especialmente dibujo técnico», desvela. Pero la universidad ya llegará, ahora está «muy ilusionada» con el viaje: «aunque es mucho tiempo y un poco lejos, y eso pesa, sí que tengo bastantes ganas».

Ella también tendrá que aparcar por el momento su tranquila vida en Cáceres. «Me gusta ir al gimnasio, de compras, sobre todo quedar con mis amigos, vamos por Canovas, por el centro comercial...». Sabe que tiene ante sí «una oportunidad única», de la que está «muy agradecida», y que aprovechará con todas sus fuerzas .