Cómo financiar tu asociación

La participación ciudadana busca el clic en Cáceres

La casa municipal de cultura de la avenida de Cervantes acoge la cuarta edición de la jornada ‘Cáceres Participa’

La actividad ha tenido como propósito establecer sinergias entre las asociaciones de Cáceres

La jornada ‘Cáceres Participa’ ha llenado hoy de asociaciones cacereñas el centro cultural Rodríguez Moñino. El acto, con aproximadamente cien inscritos, ha tenido como objetivo buscar sinergias entre las diferentes entidades asociativas de Cáceres y, a su vez, ha abordado asuntos de gestión tanto de recursos monetarios como del espacio

Para ello, cuatro ponentes con trayectoria en el mundo de las agrupaciones sin ánimo de lucro han expuesto sus experiencias. El programa ha comenzado con una masterclass por parte de Ana Aznar, técnico de la Asociación Gestores Culturales de Extremadura (AGCEX), organización de profesionales del mundo de la cultura que lleva 30 años de andanzas en el campo de la participación ciudadana. La ponencia ha tratado el tema de cómo perder el miedo al papeleo y ha mostrado el abanico de posibilidades de financiación

Experiencias con historia

Una vez concluido el tema económico, ha comenzado la mesa de experiencias para la gestión de espacios con tres ponentes de agrupaciones sin ánimo de lucro con historia. En primer lugar, Pablo Vidal, miembro de la Sociedade Harmonía Eborense (Evora, Portugal), ha trasladado la importancia de la persistencia y la renovación. Dicha entidad cuenta con 175 años de antigüedad y surgió tras el fin de una guerra carlista bajo la idea de armonía entre los hombres. Aunque tuvo periodos convulsos (época donde el establecimiento era un casino) la asociación se reinventó, con la ayuda de sus jóvenes, para conseguir la función cultural que tiene en estos días. 

Dentro de las mismas fronteras lusas y siguiendo con la reinvención, el integrante de Territorio Alecrím, Adolfo Chauton, ha señalado la importancia de convertir un lugar abandonado en una estructura de transformación del medio rural. En este caso, la estación de Beirã, antigua puerta de entrada por ferrocarril de Europa a Portugal, pasó de zona en desuso desde hace trece años a un proyecto que alberga dinámicas: en primer lugar de renovación educativa, en segundo de experimentación y congregación comunitaria, y por último, de emprendimiento de las zonas rústicas.

Del mismo modo, Ángela Robles, ha trasladado la importancia del asociacionismo para dar fuerza a las zonas rurales. En este caso, bajo su experiencia en el Centro de Asociaciones ‘Pedro Márquez’, un lugar colectivo y comunitario para las agrupaciones sin ánimo de lucro de Albuquerque. Un colectivismo arraigado al pueblo pacense, dado que viene desde “muy atrás porque llevamos treinta años realizando un festival medieval con participación ciudadana”, ha destacado Robles. 

foro de asociaciones en el patio de la casa municipal de cultura Antonio Rodríguez Moñino

foro de asociaciones en el patio de la casa municipal de cultura Antonio Rodríguez Moñino / E.P.

Tras el fin de las exposiciones, la clown Susana Sanz ha despedido con humor las ponencias sacando sus propias conclusiones y la risa de los espectadores. Este acto ha dado paso a un foro de asociaciones en el patio del Centro Cultural Rodríguez Moñino. Un espacio para generar sinergias entre las organizaciones donde ocho de estos colectivos tenían un stand para mostrar sus iniciativas, mientras que, un micro abierto servía como espacio de presentación para las entidades que no disponían de una zona reservada. 

La jornada ha proseguido con dos talleres, por una parte, una actividad sostenible donde prendas en desuso se transformaron en elementos decorativos para las barriadas y el otro fue una actividad artística para ‘imaginar la ciudad que queremos’ donde los asistentes crearon un mural. El punto y final, ha llegado con un concierto de Pablo Vidal, ponente, y un piscolabis para los asistentes. 

Suscríbete para seguir leyendo