Economía del mundo rural

‘Trucos’ para que la burocracia y el papeleo no ‘asfixien’ a las cooperativas

La Junta trata de agilizar el procedimiento administrativo al que se enfrenta el sector

Diego Sánchez, director general de Cooperativas y Economía, junto a los ponentes y asistentes a la jornada.

Diego Sánchez, director general de Cooperativas y Economía, junto a los ponentes y asistentes a la jornada. / Carlos Gil

Agilizar y simplificar los procedimientos administrativos de las cooperativas agroalimentarias de la provincia de Cáceres es uno de los grandes objetivos de la Dirección General de Cooperativas y Economía Social de la Junta de Extremadura. Ese es el motivo que ha llevado a la administración regional a celebrar las jornadas ‘Formativas sobre la tramitación de procedimientos en el registro de sociedades cooperativas’ en Cáceres, una cita que aglutinó a la gerencia de estas sociedades y a las asesorías o consultorías que llevan sus trámites burocráticos.  

El motivo de la reunión que unió a la representación política y a las cooperativas fueron las «muchas incidencias en los procedimientos administrativos. Estamos constantemente firmando resoluciones de subsanación, eso lleva un tiempo brutal y unos trámites burocráticos exagerados», señaló Diego Sánchez Duque, director general de Cooperativas y Economía Social. 

Unos fallos en las tramitaciones que vienen «fundamentalmente» de las sociedades de carácter agroalimentario. ¿Cuál es la razón?, «tampoco conozco el por qué, pero principalmente los errores llegan desde este tipo de cooperativas, no sé si es el nivel de formación de los consejos rectores o porque las asesorías a lo mejor no tienen un conocimiento pleno de cómo se lleva el registro. Es decir, algo falla», trasladó Sánchez.

El papeleo con la Junta

Datos de cooperativas.

Datos de cooperativas. / EL PERIÓDICO

Ante esta casuística, la solución pasa por una «simplificación» de los trámites administrativos. «Reduzcamos la burocracia con la Junta de Extremadura, el denominado papeleo», afirmó el director general del organismo adscrito a la consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Sostenible, que inició las jornadas formativas. 

Otra de las medidas planteadas para agilizar la tramitación es la «modificación del Reglamento del Registro de Cooperativas, que data de 2002, para adaptarlo a las exigencias de hoy en día». La intención es generar un proceso de digitalización para que los cooperativistas puedan descargar sus propios certificados, «al igual que hacéis en las portales de la Seguridad Social y Hacienda», acentuó el director general de Cooperativas y Economía Social.

La intención del gobierno regional pasa precisamente por provocar una tramitación de expedientes «fluida» entre los administrados y la administración general. «Esto va a simplificar recortes de tiempo y un volumen de trabajo innecesario», puntualizó Sánchez Duque.

La sesión formativa, celebrada en el Complejo Cultural San Francisco, contó con cuatro exposiciones con una temática general que pretendía «evitar los defectos frecuentes que se cometen a la hora de presentar la solicitud y los documentos que acompañan a la misma», según detalló José Manuel García, Jefe de Negociado de Sociedades Cooperativas y primer ponente. Su presentación abordó la iniciación del procedimiento ante el registro.  

A continuación, Pilar Rubio, técnico en Relaciones Laborales, trató la adaptación y modificación de estatutos sociales. Seguidamente, el experto José Antonio Ramírez, jefe de Sección de Registro de Sociedades, explicó la renovación de los órganos sociales. 

Interrogantes

Tras las presentaciones, surgieron dudas en los representantes de las sociedades agroalimentarias. En primer lugar, la necesidad de celebración de la asamblea en el municipio donde la cooperativa tenga el domicilio social, dado que hay sociedades que albergan varios pueblos. Una normativa que se estableció para evitar una participación parcial. 

Otro de los puntos que generó interrogantes a los representantes de cooperativas fue la edad mínima para aceptar el cargo, puesto que hay socios que son ancianos y esto genera «dificultades» en la formación de consejos rectores. Los funcionarios que participaron en las jornadas formativas destacaron que «si te eligen para desempeñar un cargo social estás obligado a aceptarlo, salvo causa justificada», que valorará el órgano que te ha elegido.

«La propia esencia de la cooperativa es participativa» y esta situación, a juicio de las cooperativas, puede afectar a la paridad (una normativa necesaria para optar a las subvenciones). Uno de los representantes destacó, en este sentido, que «el 70% de mis socios son mujeres, pero dentro de ese porcentaje el 90% son ancianas y no quieren formar parte del consejo rector».

El número mínimo de miembros del consejo tiene que ser de tres, según la adaptación de los estatutos sociales. Estos deberán ser elegidos, haya candidatos o no, mediante una votación secreta. Una elección que obligatoriamente debe ser confidencial. Pero algunos de los representantes de las cooperativas solicitan su carácter opcional con la posibilidad de voto a mano alzada. Eso sí, los ponentes aclararon que esta normativa se estableció para no coaccionar al electorado. La jornada formativa concluyo con la ponencia de disolución, liquidación y extinción de las sociedades cooperativas por parte de los asesores Ángel González y José Luis Quintana.

Suscríbete para seguir leyendo