Minicrisis del gobierno en minoría del PP

El alcalde de Cáceres tira de talante y hablará con los partidos para salvar su plan inversor

«Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con Vox», adelanta el alcalde, que también se reunirá con PSOE y Podemos. Tras tumbarse el remanente en el último pleno, el regidor confía en sacarlo adelante esta semana

El alcalde, Rafa Mateos, durante la entrevista que concedió ayer a la Cadena Ser, en Cáceres. | JORGE VALIENTE

El alcalde, Rafa Mateos, durante la entrevista que concedió ayer a la Cadena Ser, en Cáceres. | JORGE VALIENTE

El alcalde de Cáceres, Rafa Mateos, tiró ayer de talante y confirmó que hablará con todos los grupos políticos, PSOE, Vox y Unidas Podemos, para sacar adelante su plan de inversiones, destinado a mejorar los barrios, este jueves en el Pleno Ordinario de la Corporación Municipal.

Quedan tan solo dos días para su posible aprobación y el grupo con el que ha ultimado los detalles ha sido con Vox. Según confirmó ayer en una entrevista que concedió a la Cadena Ser, ambas formaciones estaban cerca de llegar a un acuerdo en las conversaciones que han mantenido.

Unas conversaciones en las que, según avanzó a El Periódico Extremadura el portavoz de Vox, Eduardo Gutiérrez, «las primeras sensaciones han sido positivas», aunque descartó que ambos hayan tenido un «encuentro formal».

A pesar de este acercamiento, Gutiérrez le reprochó la «falta de comunicación» del PP durante el proceso de aprobación del remanente, ya que todos los grupos recibieron el informe del plan 48 horas antes de la Comisión de Economía y Hacienda, donde salió aprobado gracias a la abstención de todos los partidos de la oposición.

Asimismo, el portavoz explicó que ya les han puesto sobre la mesa sus condiciones, ahora solo les queda esperar el visto bueno por parte del PP y firmar ambos el acuerdo para que salga adelante el plan inversor. También trasladó que Mateos podía hablar con el resto de grupos.

Aunque el mandatario municipal no quería contar solamente con su apoyo, sino con el resto de la oposición, por ello avanzó que se reunirá hoy con la portavoz del PSOE, Belén Fernández, y que espera organizar un encuentro con Unidas Podemos antes de la celebración del pleno, para «sumar el mayor número de grupos posible».

Además, remarcó que ya se reunió con todos los portavoces de la oposición, pero que principalmente lo ha hecho con el de Vox para pedirle medidas que se incluyeran en el remanente y aseguró que lo más «importante» es que este plan «salga adelante» al incluir inversiones para los barrios de la ciudad. En este plan, reiteró, entran en juego quitar la deuda del ayuntamiento, ahorrar 500.000 euros en intereses con el objetivo de que «la ciudad siga creciendo».

Gobierno en minoría

Por otro lado, el regidor expresó que a pesar de que un gobierno en minoría «nunca es fácil», se mostró «satisfecho» y que esta forma de gobernar se basa en mantener un «diálogo con los grupos de la oposición».

«Hay veces que ese acuerdo es imposible cuando la gente marca líneas rojas o cuando no quiere acordar», afirmó Mateos, quien además recalcó que el gobierno fue capaz de aprobar unos presupuestos «antes de que finalizase el año 2023, una circunstancia que no ocurría en la ciudad de Cáceres desde hacía cinco años», unas cuentas que se empezaron a ejecutar desde el 1 de enero.

Así, el alcalde destacó que desde el año pasado se formó un gobierno que, aunque no esté en mayoría absoluta, «está demostrando que tiende la mano y llega a acuerdos» con el resto de partidos que conforman la oposición para sacar adelante sus propuestas.

Las líneas rojas de la oposición

El PP quiere sacar adelante su plan de inversiones en los barrios, por lo que para ello tendrá que buscar un respaldo en algún grupo municipal de la oposición.

El partido con el que lleva unas negociaciones más avanzadas es Vox, quien ha marcado como su línea roja aquellas medidas relacionadas con la Agenda 2030, no las quieren ver incluidas.

Mientras que el principal partido de la oposición, PSOE, expresó a El Periódico Extremadura que apoyarían la aprobación del remanente si se incluyesen una serie de «cuestiones esenciales para ellos», como destinar partidas destinadas a ayudas para el alquiler y el empleo juvenil, a la rehabilitación de viviendas, la creación del primer Plan de Vivienda o la adquisición de suelo para potenciar la industria en la capital cacereña.

La vivienda también ha sido uno de los condicionantes que le ha puesto Unidas Podemos para el primer edil, aunque no han hablado expresamente de marcar «líneas rojas», sino que propondrán que se incluyesen una serie de medidas, como una partida destinada al alquiler, ya que «se han disparado ya hace tiempo», por lo que propone abrir una Oficina de Vivienda que gestionase el parque público de viviendas.

La portavoz de Unidas Podemos, Consuelo López, también quiere instalar una red de baños públicos, por ser «importante para una ciudad de 100.000 habitantes» y donde hay «tanto turismo».

Estas serán las líneas que exigirán al regidor de la ciudad, aunque ayer en su asamblea decidieron cuál sería su postura en este asunto.

Suscríbete para seguir leyendo