Cumbre de la Alianza Territorial Europea

Encuentro bilateral entre Cáceres y Portugal para agilizar la autovía que los conecte

Autoridades extremeñas y lusas se reúnen para reivindicar que se completen los 72 kilómetros que quedan pendientes entre Moraleja y Castelo Branco

Encuentro entre Cáceres y Portugal para agilizar la autovía que los conecte

Jorge Valiente

Si hay en Extremadura un debate presente es el que se dirige hacia las comunicaciones. Las infraestructuras son imprescindibles, un pilar fundamental si la región aspira a ser epicentro industrial, atraer inversiones y contener la despoblación rural. En los últimos años, un frente unido entre las propias autoridades y la sociedad civil ha exigido resarcir las deudas históricas en esta materia.

Entre esas cuentas pendientes, el transporte por carretera ocupa una especial relevancia dada la proximidad de la región a Portugal. Esa cercanía, precisamente, multiplica las posibilidades, puesto que ofrece una salida a la internacionalización. Hacia ese propósito se han enfocado durante años tanto la propia Extremadura como el país luso. Desde hace décadas, ambos países conviven con un proyecto sobre la mesa como es el de la autovía que difumine las fronteras. Y este miércoles, Moraleja materializó ese punto de encuentro entre países para avanzar en el camino, uno al que le faltan 72 kilómetros aún, la mayoría en el país portugués. El pueblo cacereño sirvió de escenario para cristalizar una alianza europea para que se agilicen los trabajos y se complete el recorrido en el menor plazo posible.

Asistentes al encuentro en Moraleja.

Asistentes al encuentro en Moraleja. / Jorge Valiente

Más de un centenar de personas, entre autoridades y empresarios de Portugal y las dos provincias extremeñas, asistieron a la cumbre organizada en el centro de medio rural, un emplazamiento también simbólico para poner sobre la mesa la finalización de la autovía de Madrid a Lisboa en su tramo por Extremadura. «Necesitamos movernos, porque evolucionamos y crecemos». Así ha arrancado la reunión ante un aforo completo. El propósito de esta reunión es desbloquear el tramo que queda pendiente, en el caso de Cáceres, de alrededor de 20 kilómetros en la EX-A1, -50 kilómetros en la A23 de Portugal que ya tienen financiación- y apelar a la Junta de Extremadura, ahora comandada por María Guardiola, para que se comprometa con el proyecto, tal y como ya hicieron sus predecesores, independientemente del color político, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Guillermo Fernández Vara y José Antonio Monago.

En la foto, Francisco Martín.

En la foto, Francisco Martín. / Jorge Valiente

Por su parte, el portavoz del movimiento ciudadano, Alianza Territorial Europea, Francisco Martín, precisó que pedirán al gobierno regional que en los próximos presupuestos de 2025 consigne 50 millones de euros para ejecutar el primer tramo e instarán a la presidenta a que se reúna con el primer ministro de Portugal para que en la cumbre ibérica que se celebra en Lisboa en octubre esté cerrado el sistema de financiación y el inicio de las obras. «Hoy es un día histórico, se constituye en Moraleja la alianza territorial europea con la fuerza de la sociedad civil y las administraciones locales para lograr un sueño, terminar un proyecto que lleva 23 años ejecutándose», se congratuló Martín tras la gran acogida de la convocatoria. Entre las autoridades que estuvieron presentes se encuentran el alcalde de Moraleja, Julio César Herrero, el presidente de la cámara municipal de Castelo Branco, Leopoldo Rodrigues, y de Idanha-a-Nova, Armindo Jacinto, y los presidentes de las diputaciones de Cáceres y Badajoz, Miguel Ángel Morales y Miguel Ángel Gallardo.

Una espera de décadas

La autovía EX-A1 se suma a la lista de proyectos que acumulan décadas sin materializarse al completo. Durante las legislaturas de los presidentes Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Guillermo Fernández Vara se inauguraron cinco tramos (84,1 kilómetros). Los tres siguientes fueron inaugurados por el presidente José Antonio Monago, 10,8 kilómetros y los 6 kilómetros desde Coria a Moraleja. En la actualidad, están pendientes 9 kilómetros de Moraleja a Cilleros y 10 kilómetros de Cilleros a la frontera portuguesa. Ambos cuentan con un proyecto de obra estimado en 135 millones.

Miguel Ángel Morales, presidente de la Diputación de Cáceres.

Miguel Ángel Morales, presidente de la Diputación de Cáceres. / Jorge Valiente

En cuanto a Portugal, la A23 (217 kilómetros) y arranca en Torres Novas-Lisboa. La previsión que se contempla es la unir la frontera españo con Monfortinho en Alcains, al norte de Castelo Branco, en dos tramos de 54 kilómetros en total . El tramo hasta Alcains - Castelo Branco lleva construido desde hace 20 años.

Suscríbete para seguir leyendo