Suceso

Un falso intento de secuestro provoca alarma en cuatro pueblos de Cáceres

Un bando municipal pone sobre aviso a 3.000 vecinos durante varias horas hasta que la Guardia Civil ha confirmado que es una denuncia infundada 

Un agente de la Guardia Civil.

Un agente de la Guardia Civil. / EL PERIÓDICO

«Hay un coche Ford Mondeo gris con un hombre calvo con gafas diciendo que vende cerezas y ha intentado secuestrar a una mujer trabajadora de la residencia. Se ruega a los vecinos que extremen las precauciones y no se acerquen a desconocidos. Se aconseja tener vigilados a los menores en todo momento». Este aviso municipal, difundido a través de los canales oficiales, provocó alarma entre los vecinos de cuatro pueblos de la provincia durante varias horas. El bando fue reproducido al menos por los ayuntamientos de Saucedilla, Guijo deGranadilla, Deleitosa y Casatejada. En total, la alerta llegó a través de los dispositivos móviles de alrededor de 3.000 habitantes que se reparten entre los cuatro pueblos. En el mensaje se hacía mención a la descripción de una persona y de su vehículo y de su tentativa aunque no se especificaba en qué localidad se había producido el intento de secuestro al que se hacía mención. 

Este diario contactó este martes con los ayuntamientos de los cuatro pueblos y fuentes municipales de todos ellos alegaron que difundieron el mensaje de forma preventiva a la espera de que la GuardiaCivil confirmara o desmintiera la información. Finalmente, tras las correspondientes pesquisas, los agentes descartaron que la denuncia fuera real y fueron las propias corporaciones municipales las que trasladaron el consecuente mensaje de tranquilidad entre sus vecinos. 

Este suceso provocó inquietud debido a que meses antes, en abril, un vecino de Casar de Cáceres de 79 años denunció haber sufrido un intento de secuestro. En un testimonio que recogió este diario, relató que varios individuos, con el pretexto de haber sido agraciados con premios de la lotería, le instaron a que se subiera un coche para comprarles los décimos por una cantidad inferior. Fue una vecina la que frustró el intento de estafa. Semanas más tarde, la Guardia Civil detuvo a dos personas relacionadas con este caso en Toledo. Los detenidos fueron dos individuos de 30 y 40 años y fueron acusados de un delito de estafa en la modalidad del tocomocho. 

Esta modalidad de timo tiene como objetivo personas mayores y el modus operandi es similar. Uno de los estafadores se hace pasar por un ganador de un premio de la lotería y se lo hace saber a la víctima, previamente seleccionada por ser vulnerable, a fin de que caiga en la trampa y le de dinero.

Suscríbete para seguir leyendo