Soliloquios

El móvil y la enciclopedia

Libro móvil.

Libro móvil. / JUAN JIMÉNEZ PARRA

Juan Jiménez Parra

Aún recuerdas bien los primeros teléfonos móviles, casi del tamaño de un ladrillo, pegados a las orejas de los escasos usuarios. De aquello hace ya más de treinta años. Eran unos artefactos cómodos e incómodos a la vez. Cómodos porque te ofrecían la posibilidad de comunicarte telefónicamente con cualquiera, estuvieras donde estuvieras, a cualquier hora. Eso sí, contando con la incomodidad de tener que portar siempre un maletín para llevarlos contigo, o en otro caso, sostenerlo en una mano constantemente.

Aquel aparatoso teléfono móvil fue perdiendo tamaño y ganando propiedades. La tecnología, conforme avanza, es capaz de meter más componentes en menos espacio, retando a la lógica, que nos dice que a menor tamaño físico menor capacidad de almacenamiento. Y aquel voluminoso aparato menguó tanto que cabía perfectamente en el bolsillo de un pantalón, y fue dotado de más elementos, como una pequeña pantallita bastante básica, en la que se veía el número y nombre de la persona que te llamaba, e incluso podías recibir telegráficos mensajes de texto. Posteriormente el teléfono se aplanó y ganó en extensión para acoger una pantalla más grande y sofisticada, que mostraba con óptima definición un teclado virtual, e iconos de múltiples aplicaciones de todo tipo, sensibles al movimiento con el simple tacto de los dedos. Hoy el teléfono móvil es un pequeño aparato que todos llevamos encima y del que no podemos prescindir.

Te viene a la memoria tu amigo Manolo Ruiz, por ser la primera persona a la que viste con un teléfono móvil. En verdad era un utensilio bastante aparatoso, pero Manolo presumía de él, por ser de los pocos privilegiados que lo tenía. Manolo trabajaba de encargado en una editora de enciclopedias y decía que le venía muy bien para su trabajo. De hecho, ya auguraba que en un futuro no muy lejano todo el mundo lo usaría para comunicarse. Lo que no auguró el bueno de Manolo es que hoy no se venden sus enciclopedias porque la gente pide todo tipo de información a su móvil y éste se la da. n

TEMAS