Reformas en la céntrica vía

Rodríguez Moñino aplaude la agilidad de los obreros de Cáceres en los trabajos para peatonalizar la calle

Los comerciantes de la céntrica vía cacereña, pese a que reconocen las dificultades que acarrea la obra, valoran la labor de los trabajadores y confían en que la remodelación termine lo antes posible. La previsión es que esté abierta al público a finales de verano

Las obras para peatonalizar la calle Rodríguez Moñino avanzan según lo previsto. Al menos esa es la sensación que transmiten algunos de los comerciantes que regentan allí sus negocios, quienes no dudan en reconocer el trabajo constante de los operarios. Pese a que aseguran no tener noticias sobre el progreso de la reforma, continúan sobrellevando la situación como pueden a la espera de que se cumplan los plazos fijados. Algo que ven más cerca por el volumen de trabajo de los obreros, que día tras día se esfuerzan por avanzar en la remodelación de esta céntrica vía.

Entre las consecuencias por las obras, el principal dolor de cabeza para los afectados es el considerable descenso del tránsito de personas, para ellos potenciales clientes, lo que afecta seriamente a su productividad. La percepción es que, aunque se puede caminar por la acera y atravesar la calle, las limitaciones y obstáculos que presenta y el impacto visual que produce, con el vallado y todo el material de obra, no invita a hacerlo y provoca el rechazo de muchas personas. Otras, directamente piensan que está cerrada.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Cáceres puso en marcha, a principios del mes de abril, una campaña con paneles informativos para recordar que los establecimientos comerciales siguen abiertos y atendiendo al público mientras se llevan a cabo los trabajos de peatonalización. En estos paneles se incluía el mensaje ‘El comercio sigue abierto para ti’, así como el nombre de los negocios y la categoría de los productos o servicios que ofrecen.

Los comercios situados en la céntrica vía sufren las consecuencias de las obras

Otro de los contratiempos a los que están haciendo frente es el molesto ruido y la gran cantidad de polvo que se genera mientras los operarios realizan su trabajo, lo que afecta tanto a los propios trabajadores como a los clientes.

El sentir de los afectados

Zulay y José, dueños del estudio de tatuaje Tattoo Fort Studio, alaban «el buen trabajo de los albañiles», que, además, «tratan de no molestar y de señalizar lo mejor posible para que las personas pasen». Su sensación es que se están cumpliendo los plazos. José, que afirma tener algunos conocimientos sobre construcción, considera que las obras avanzan deprisa. «Van muy rápido. Paran a comer en un momento y vuelven al trabajo sin ni siquiera descansar un rato». Zulay señala que trabajan «de corrido hasta las 6 de la tarde» y cree que a este ritmo van a irse antes de septiembre.

Fulgencio Borrella ‘Fidi’, propietario del bar Esencia de Extremadura.

Fulgencio Borrella ‘Fidi’, propietario del bar Esencia de Extremadura. / Jorge Valiente

Sobre las obras, comentan que lo llevan bastante bien. «Entendemos que estaba aprobado y lo afrontamos con la mejor actitud». Para ellos, las consecuencias se reducen al trabajar con cita previa. Sin embargo, aseguran que la afluencia de personas en la calle es baja o inexistente. «Yo no pasaría por un sitio estando así, prefiero evitarlo», dice Zulay, que comenta que muchas personas ven todo sellado y lleno de escombros y creen que no hay paso, por lo que han realizado un vídeo para sus redes dónde muestran que sigue existiendo acceso al público.

El estado de la calle por la remodelación limita el acceso y reduce el tránsito de viandantes

Otra empleada del lugar, Carmen Holgado, de la cafetería Mamen, también destaca la incansable labor de los obreros que están al frente de la reforma. «Estos señores son la leche, están trabajando desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde». Sobre las repercusiones por las obras, comenta que las están sufriendo «día a día» y confía que para septiembre la calle pueda estar abierta al público y «ver cómo responde la gente». Por el momento, afirma que «solo queda esperar con mucha paciencia que pase cuanto antes». Además, manifiesta que cuando las obras acaben intentarán instalar una terraza frente al local, lo que supondría un incentivo para atraer a más clientes en el futuro. «Iremos al ayuntamiento a ver si nos dan permiso».

Carmen Holgado, empleada en la cafetería Mamen.

Carmen Holgado, empleada en la cafetería Mamen. / Jorge Valiente

Para el propietario del bar Esencia de Extremadura, Fulgencio Borrella, más conocido como ‘Fidi’, el trabajo de los obreros «va bien, llevan buen ritmo y no vemos que vayan lentos». Como dueño del negocio, ‘Fidi’ espera que se cumplan los plazos para retomar la actividad habitual. «Según nos dijeron, en agosto finaliza la obra, aunque recientemente he leído que la inauguración sería en octubre», afirma. A su vez, apunta al ruido y al polvo como el principal obstáculo para los clientes. «La gente no entra como lo hacía antes porque el ruido y el polvo les afecta. Pero es lo que hay», puntualiza y añade que «para hacer tortillas hay que romper los huevos y a lo mejor luego nos viene bien».

Por su parte, Guadalupe Domínguez, de la clínica Varicentro-Podoclinic, comenta que la reforma les está afectando «por el polvo y, sobre todo, porque hay mucho ruido». En su caso, asegura que «perjudica a la gente que está en las cabinas, que lo que necesita es tranquilidad». Guadalupe reconoce que le inquieta cuando comiencen los arreglos en la acera donde se ubica su local. «Ya estamos viendo el jaleo que tienen los de enfrente y luego nos toca a nosotros». No obstante, admite que no son los más afectados, como Zulay y José, «al trabajar con agenda».

La futura Rodríguez Moñino

La remodelación de Rodríguez Moñino tiene como objetivo transformar la calle en una única vía prácticamente peatonal, teniendo en cuenta su privilegiada ubicación, junto a Cánovas y la avenida de España, y la cantidad de establecimientos comerciales que existen, y buscando potenciar el pequeño y mediano comercio de la ciudad. También se mantendrán las palmeras y se pretende dar más protagonismo a los viandantes con la implantación de áreas de descanso, mejoras de visibilidad en los establecimientos y una reconversión de los usos.

Guadalupe Domínguez, de la clínica Varicentro-Podoclinic.

Guadalupe Domínguez, de la clínica Varicentro-Podoclinic. / Jorge Valiente

El proyecto, que ha sido ejecutado por la Diputación Provincial de Cáceres al ser una de las propuestas realizadas por el ayuntamiento en la pasada legislatura para su financiación, se afronta en un 80% con fondos europeos. Su realización se adjudicó a la constructora cacereña Asfaltos y Aglomerados Santano, cuya oferta presentada fue la mejor valorada, cerrándose por un total de 356.655 euros.

En la memoria del proyecto se encuentran definidas las dos intervenciones que se llevarán a cabo y que ofrecen una idea general sobre cómo quedará la calle tras su remodelación.

Los plazos para la inauguración y apertura apuntan al próximo mes de septiembre

La principal, que abarca casi la totalidad de la calle, desde su entrada por la avenida de España, y que convierte la vía en peatonal «a modo de plaza de uso exclusivamente peatonal», según indica el proyecto. De esta manera, este espacio está dirigido únicamente para el uso de los viandantes, quedando reducido el acceso de vehículos a casos de emergencia, como ambulancias, policía, bomberos, etc. En el interior de esta nueva plaza peatonal, se incluirán las palmeras que estaban previamente en la calle y se añadirá arbolado para generar zonas de sombra. 

Zulay Olivares y su pareja José, dueños de Tattoo Fort Studio.

Zulay Olivares y su pareja José, dueños de Tattoo Fort Studio. / Jorge Valiente

El otro tramo, más reducido, se convertirá en una plataforma única con un carril de tráfico de doble sentido para facilitar el acceso al parking subterráneo ubicada cerca de la esquina con la calle Maluquer. Así, el uso de este carril estará limitado para los residentes o conductores que dispongan de una plaza de estacionamiento en este aparcamiento.

Por tanto, cuando finalice la reforma, la calle Rodríguez Moñino contará con un tramo principalmente peatonal, el más próximo a la avenida de España, y con otro con plataforma única, el más cercano a la calle Maluquer, donde se habilitará un carril para la entrada y la salida de vehículos al garaje subterráneo existente. En el tramo peatonal, se reubicarán las palmeras que había y se incorporará una nueva zona de arbolado.

Apertura a finales de verano

El plazo de ejecución estipulado es de 5 a 6 meses y los trabajos comenzaron el pasado mes de marzo, por lo que, salvo contratiempo, se prevé que para el próximo mes de septiembre la reforma pueda estar terminada y la calle completamente abierta al público.

Los comerciantes y empresarios no han sido los únicos en pedir rapidez en la ejecución de las obras a la Diputación de Cáceres. El alcalde de la ciudad, Rafael Mateos, ya trasladó en marzo a su presidente, Miguel Ángel Morales, la premura porque los trabajos de remodelación se desarrollen «con la mayor celeridad que sea posible» y de forma que «las molestias a los comerciantes sean las menores».

Suscríbete para seguir leyendo