Falta de accesibilidad y malas condiciones

El Ayuntamiento de Cáceres estudia "seriamente" atajar el mal estado del Bloque B

Los vecinos ya se han quejado en varias ocasiones ante el ayuntamiento sobre el estado que presenta el edificio; sin embargo, tras la denuncia recogida por este diario el consistorio ha anunciado que buscará "la mejor solución".

Exterior de las escaleras en mal estado del Bloque B de Aldea Moret

Exterior de las escaleras en mal estado del Bloque B de Aldea Moret / Jorge Valiente

El Ayuntamiento de Cáceres estudia “seriamente” resolver los desperfectos del Bloque B, según confirman fuentes municipales tras la denuncia expuesta por los vecinos y recogida por este diario. El edificio, situado en la barriada cacereña de Aldea Moret, presenta serias deficiencias, entre ellas múltiples goteras, inundaciones en rellanos y en los garajes tras las lluvias, escaleras en malas condiciones o falta de luz y de ascensor.

Por ello, el consistorio pretende tomar cartas en el asunto y está estudiando cómo resolver los problemas de los espacios comunes. El consistorio ha confirmado a El Periódico Extremadura que varios vecinos han acudido a la institución municipal para exponer la problemática con la que conviven todos los días, por ello quiere ofrecer “la mejor solución”. Una vez que la corporación adopte una decisión se hará pública, ha explicado el ayuntamiento.

Así, los residentes ya mandaron cartas al consistorio y han hablado con ellos, pero aseguraron que "ellos se lavan las manos y no han venido a arreglar el edificio", por lo que pretenden seguir poniendo quejas en el futuro ante la entidad municipal. Además, los vecinos que hablaron con este diario afirmaron que ellos estaban dispuestos a pagar un alquiler social que cueste alrededor de 60 euros al mes. «Muchos de nosotros no podemos pagar uno que cueste más de 300 euros, ni queremos pagar por una casa aquí con este precio por las condiciones actuales del bloque», ha lamentado otro vecino, quien ha asegurado que él sufrió desperfectos en su casa y tuvo que abonar de su bolsillo el coste del arreglo.

Suscríbete para seguir leyendo