La ITV de Cáceres rechaza el 13% de los vehículos por exceso de gases CO2

El verano es la época en la que la agenda de las instalaciones están más llenas. Los conductores deben coger sus citas con una mayor antelación

Una furgoneta es inspeccionada en la ITV de Cáceres

Una furgoneta es inspeccionada en la ITV de Cáceres / Jorge Valiente

35 estaciones de ITV velan por la seguridad de miles de conductores extremeños. En concreto, en las instalaciones públicas en Cáceres se inspeccionan cada día unos 200 vehículos para comprobar que todo esté correctamente a la hora de ponerse en la carretera. Aquellos que no la tengan pasada o con un resultado desfavorable podrían ser denunciados por los agentes de tráfico y recibir una sanción

Para pasar su coche los conductores deben coger cita a través de la página web de la ITV en la Junta de Extremadura. Durante estos meses de verano la demanda incrementa. Esto se debe a que las citas que estaban acordadas durante los meses más duros de la pandemia, es decir, entre marzo y mayo de 2020, se aplazaron al periodo en el que finalizaron las restricciones y cada inspección se realiza en el mismo mes que la anterior.

Paqui Jara

Paqui Jara

Paqui Jara / Jorge Valiente

«Para ir más tranquila llevo mi coche antes a un taller para que me lo miren»

Paqui Jara

— Trabajadora en el Ayuntamiento de Valdefuentes

Actualmente, la región cuenta con una red compuesta por 22 estaciones fijas de ITV, siete móviles para inspeccionar vehículos ligeros y seis unidades móviles para vehículos agrícolas y ciclomotores. Los conductores pueden elegir dónde pasar el reconocimiento de su coche, es decir, pueden ir a otra ciudad o a otra provincia.

ITV públicas

Este es el caso de Pedro Batalloso, quien proviene de Carmonita, una pequeña población situada en la provincia de Badajoz. Asegura que decide ir a la capital cacereña para pasar la ITV porque era el lugar donde le daban una cita antes. «Si la pasaba en Mérida me daban cita para el 28 de agosto», matiza. Además, apunta que se decanta por las instalaciones públicas porque le ofrecen más confianza para pasar la revisión porque en una privada son los mecánicos del taller quienes realizan la inspección. «Yo paso mi coche, no me gusta que lo hagan otros», remarca.

Asimismo, hay conductores que antes de ir a la ITV prefieren llevar su vehículo a un taller para comprobar que todo está correcto y que el resultado no sea desfavorable y tengan que volver. Paqui Jara, quien procede de Valdefuentes, una localidad situada a una hora de Cáceres, es una de estas personas. Cuenta que va al taller antes de la inspección «para ir más tranquila». Aunque en esta ocasión esta es la segunda vez que vuelve a la ITV, anteriormente obtuvo un resultado negativo porque «una barrera que llevaba separando los asientos no estaba legalizada», cuenta Jara.

Manuel Castro Becerro

Manuel Castro Becerro / Jorge Valiente

«Prefiero prolongar la inspección de mi furgoneta dos o tres meses, todo lo que pueda»

Manuel Castro Becerro

— Jubilado

También puede ofrecer un resultado negativo que el vehículo emita partículas de CO superiores al máximo permitido. El 13% de los coches han sido rechazados por estas emisiones contaminantes en la ciudad. Para comprobarlo se mide cuántos gases expulsa el motor por el tubo de escape. Si supera los valores máximos delimitados el coche no es apto para la circulación.

¿Y cuándo tenemos que ir a pasar la ITV? La respuesta depende del tipo de vehículo que tengamos y su antigüedad. Por ejemplo, si el coche tiene menos de diez de años la revisión será bienal, es decir, cada dos años. Si supera esta antigüedad el conductor tendrá que ir a revisarlo cada año.

Motocicletas

Un caso diferente son las motocicletas, que están exentas de pasar la ITV los primeros cuatro años desde su primera matriculación. Mientras que para los ciclomotores esta perrogativa se rebaja a los tres años.

Por otro lado, las furgonetas deberán pasarla cada dos años si tienen menos de seis años, tendrán que pasar una inspección anual si el coche tiene entre seis y diez años de antigüedad

Pedro Batalloso

Pedro Batalloso en la ITV de Cáceres

Pedro Batalloso en la ITV de Cáceres / Jorge Valiente

«Las instalaciones públicas me dan más confianza, puedo pasar yo mismo mi coche»

Pedro Batalloso

— Peón agrícola

A partir de ahí, las revisiones serán semestrales. Manuel Castro Becerro es uno de estos conductores que tiene que pasar por la ITV cada seis meses.

Explica que iba «con la seguridad de que no la iba a pasar» porque pasa mucho tiempo con su vehículo en el campo y «sufren mucho de rótulas». Aunque finalmente la suerte le ha sonreído y ha superado la inspección.

A la hora de pedir cita procura «prolongarlo dos o tres meses, todo lo que pueda». Por esta situación, prefiere ir a las instalaciones públicas. «En las privadas me las dan en dos o tres días, eso no me interesa», argumenta.

Además, coincide con Jara en que antes de ir al examen técnico va a un taller para que se lo revisen «por encima», como las luces. «En mecánica que no se metan porque ellos [los técnicos de la ITV] son quienes deciden si algo está roto, me lo dice, lo arreglo y vuelvo», apunta Castro Becerro.

Suscríbete para seguir leyendo