Sanfermines

Emilio de Justo: "Siempre soñé con triunfar en Pamplona y hoy se ha hecho realidad"

El matador cacereño sale por la puerta grande en la quinta corrida de la Feria de San Fermín

Emilio de Justo, a hombros de la Feria de San Fermín de Pamplona

Emilio de Justo, a hombros de la Feria de San Fermín de Pamplona / I. G. Emilio de Justo

"Siempre soñé con triunfar en Pamplona y hoy se ha hecho realidad", con estas palabras resumía el diestro cacereño Emilio de Justo su satisfacción personal tras una victoriosa actuación de este martes en los Sanfermines. El torero natural de Torrenjocillo salía por la puerta grande después de cortar dos orejas a 'Campanillo', el quinto toro de la tarde.

El matador extremeño compartía cartel en la que ha sido la quinta corrida de la Feria de San Fermín con otro torero afincado en la región, Ginés Marín, que se consoló con una oreja, y con el francés Sebastián Castella que se fue de vacío de la plaza navarra. Los diestros lidiaron reses de Victoriano del Río y Toros de Cortés en un coso lleno hasta la bandera.

El torrejoncillano no ha ocultado su emoción y ha compartido en sus redes sociales imágenes de su faena y su salida a hombros en Pamplona.

Tal y como recogen las crónicas taurinas de los medios especializados, De Justo mató al morlaco, de 620 kilos, de una estocada después de una "inteligente" faena que le permitió lucirse por los dos pitones.

Emilio de Justo torando en Pamplona

Emilio de Justo torando en Pamplona / I.G. Emilio de Justo

El cacereño, que debutó en Las Ventas hace ahora 20 años, está anunciado el 22 de julio con los mismos compañeros de cartel en Santander, en una corrida con toros de Antonio Bañuelos.

En Extremadura, De Justo toreará en Herrera del Duque el 11 de agosto reses de Luis Algarra junto a Talavante y Juan Ortega, en las fiestas de localidad pacense. 

El torero regresaba ilusionado el pasado mayo a su tierra en la Feria de San Fernando de Cáceres en un mano a mano con otro extremeño, Alejandro Talavante, quien, precisamente, fue testigo de su alternativa en esta misma plaza. Una corrida esperada por la afición  después de varias temporadas sin festejos taurinos en la capital. 

Horas antes de la cita, De Justo recordaba sus inicios como «becerrista» en la Era de los Mártires con 16 años. Un cuarto de siglo después, el torrejoncillano es una de las figuras más aplaudidas en los ruedos, gracias a un toreo pausado que le ha consolidado como un referente en los carteles de las principales plazas del país y de Latinoamérica.

En una entrevista reciente con este periódico, De Justo, con los pies en el albero terrenal, confesaba que la "ilusión" es el motor que le hace no flaquear para mejorar cada temporada. Y ésta la está bordando, como demostró este martes en Pamplona: puerta grande.