Efectivos de la Guardia Civil de la Comandancia de Salamanca, consiguieron localizar y detener durante el día de ayer a José Carlos Triguero, autor del homicidio de Logrosán, el joven que se encontraba huido de la Justicia desde el pasado mes de octubre de 2014. Cuando lo detuvieron llevaba encima 7.600 euros y marihuana, según acaba de confirmar la Guardia Civil de Cáceres.

El pasado día 10 de octubre, el autor del homicidio de Logrosán, condenado por la Audiencia Provincial de Cáceres a 17 años y medio, tras no presentarse ante la Autoridad Judicial, se encontraba en busca y captura por las Fuerzas de Seguridad. A partir de estos momentos, la Guardia Civil decide abrir una investigación para su localización, la cual se lleva a cabo por todo el territorio nacional, así como internacional, y sobre todas las personas de su entorno.

Sobre las 16:30 horas de ayer día 11 de octubre, en el marco de la operación “Telos”, la Guardia Civil de la Comandancia de Salamanca, en el término municipal de Cantagallo (Salamanca), procede a realizar un control de los pasajeros que viajan en un autobús de línea regular, que cubre el trayecto Irún-Algeciras, siendo localizado en su interior José Carlos Triguero, el cual fue detenido para su posterior puesta a disposición de la Autoridad Judicial. Durante la detención, le fue intervenido un paquete con marihuana en el interior del equipaje, así como 7.600 € en metálico.

El detenido tras ser puesto durante la mañana de hoy a disposición del Juzgado de Instrucción de Béjar, fue trasladado a Cáceres, compareció en el juzgado e inmediatamente se ordenó su ingreso en la prisión cacereña para el cumplimiento de la condena de 17 años y medio.

Según ha adelantado El Periódico Extremadura en su edición de hoy, Triguero tomó el bus en la localidad de Irún, ciudad en la que habría estado viviendo durante este tiempo. Aún se desconoce hacia dónde se dirigía.

El joven de Logrosán fue condenado culpable junto a su madre, Rosa Durán, del asesinato de su padre, el empresario Alfonso Triguero. La Audiencia considera que el primero fue quien apretó el gatillo de la escopeta para matar a su padre y que su madre, Rosa Durán, fue coautora de los hechos, al conocer en todo momento lo que su hijo pretendía realizar.

Ambos se encontraban en libertad provisional hasta que la sentencia, dictada por la Audiencia Provincial, fuera firme, ya que cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx). Tanto la Fiscalía como la acusación particular, representada por la abogada Lourdes Díaz que defiende al hermano del fallecido, solicitaron a la Audiencia Provincial de Cáceres, tras publicarse la sentencia, que decretara el ingreso en prisión provisional de ambos por riesgo de fuga, pero les fue denegado al no entender la magistrada que existiese tal peligro.

Días después, José Carlos Triguero desapareció y la magistrada María Félix Tena, a petición de nuevo de las partes implicadas en el proceso judicial, decretó el ingreso en prisión provisional de la madre, Rosa Durán.