En la comarca de las Villuercas están que trinan con las compañías telefónicas Orange y Jazztel, debido a que desde el pasado 7 de marzo se encuentran sin servicio de ADSL. Algunos de los municipios más afectados son Guadalupe, Logrosán, Alía y Cañamero, ya que aunque han tratado en varias ocasiones y por diversos medios de pedir soluciones a las empresas responsables, parece que por el momento las quejas están cayendo en saco roto y su única respuesta está siendo «que es debido a una vería, que pronto se solucionará y se les compensará». Lo cuenta el alcalde de Guadalupe, Felipe Sánchez Barba, que cansado «del abandono y dejadez» por parte de estas compañías ha celebrado una asamblea con los afectados para realizar una queja común a través de la Oficina de Consumo de la Mancomunidad. Además, se va a comunicar lo que está ocurriendo al director general de Tecnologías de la Información y Comunicación, Pablo Borondo. Este hecho está afectando a muchos usuarios a nivel particular, pero también a negocios que utilizan la línea digital para la transmisión de datos a través de la red de telefonía «con las pérdidas que conlleva». Por otro lado, Sánchez Barba no descarta iniciar otras acciones como «el bloqueo del despliegue de fibra óptica, cuyo proyecto ya han presentado en el ayuntamiento», dice.