El sacerdote Domingo Morales Nieto, quien fuera párroco de la iglesia de Deleitosa durante más de medio siglo (57 años), falleció este martes en Plasencia a los 89 años, y fue enterrado ayer en el municipio deleitoseño. Domingo había nacido en San Bartolomé de Béjar (Ávila). Además ejerció su ministerio pastoral en Robledollano (39 años de servicio), Campillo de Deleitosa y otras localidades de alrededor. "Desde el primer momento, supo ganarse el afecto de todos los vecinos haciéndose uno más entre ellos. En ellos ha dejado la huella profunda de su cercanía, bondad, sencillez, alegría y generosidad que marcaron toda su trayectoria como cura. Lo llamábamos bolsillos rotos porque nunca tenía nada, pero siempre era asequible para ayudar a las personas que lo necesitaban», recuerda en declaraciones a este diario el alcalde de Deleitosa, Juan Pedro Domínguez.