A pocos kilómetros de la localidad de Trujillo se asienta Madroñera, de buenos pinchos, mucha vida y arquitectura por descubrir, como la de la Iglesia parroquial de la Purísima Concepción, un edificio del siglo XVIII, construido durante el barroco popular que merece la pena visitar en este rincón ideal para el turismo.