Hace tiempo que el refugio de animales Turgalium propuso que Trujillo se fuera adaptando progresivamente a la tendencia ‘pet-friendly’ o lo que es lo mismo, que sus establecimientos permitieran la entrada de mascotas, sobre todo, perros a su interior.

Dicha propuesta, con el paso del tiempo y la llegada de la pandemia, ha ido contando con el respaldo de diferentes colectivos entre los que se encuentran la Asociación de Empresarios de Trujillo (Asemtru) y la Asociación de Bares y Restaurantes de la ciudad (Atrubares), que ya forman parte del proyecto y que junto al Ayuntamiento de Trujillo han materializado la iniciativa creando un registro municipal en el que podrán inscribirse los negocios que permitan la entrada de mascotas.

Así lo ha confirmado Manuela Ortega, concejala del consistorio trujillano, que ha señalado que esta es una de las novedades que incluye la nueva ordenanza de tenencia de animales, aprobada recientemente en pleno por la corporación municipal.

Por su parte, Mario Gilabert, presidente del refugio, Juan Carlos Muriel, de Asemtru y Francisco Gómez, de Atrubares, coinciden en que esta iniciativa «es una buena oportunidad para fomentar el turismo en la ciudad», que ha pasado por su peor momento. 

Así, los bares, restaurantes y establecimientos que quieran adherirse a esta propuesta, deberán inscribirse en el registro municipal y colocar una pegatina creada por el ayuntamiento para identificar los que permiten y los que no la entrada de animales.