Hay quien sale a correr o a pasear con su perro, quien hace meditación, quien tienta a la suerte al apoyar los pies en el suelo... ahora bien, hay algo que no falla para empezar de maravilla el día, y es un buen desayuno. Ese momento de sentarte con tranquilidad, sin prisa, solo pensando en ese rico café, un zumo de naranja y un dulce o tostada que pide a gritos que le hinques tus dientes. ¡Ay!, esos pequeños placeres de la vida que deberían venir con prescripción médica.

Deliciosos sabores. ALBERTO MANZANO

Hoy en El Periódico Extremadura nos hemos propuesto tener un día brillante, y para ello vamos a conocer de cerca El Jardín de la Galleta, una cafetería-pastelería situada en la avenida de Trujillo, en el número 29 de Miajadas. Sea la hora que sea, cuando pases por delante de este establecimiento, se te va a abrir el apetito. No te resistas, porque el local con una decoración exquisita y moderna es el kilómetro cero de una jornada perfecta.

«Si hay algo que nos distingue es el buen producto de calidad. Por eso ofrecemos los mejores pasteles, que se elaboran en un obrador de Villanueva de la Serena (tartas, dulces caseros, hojaldres, galletas…), zumos recién hechos, los cafés son de la empresa pacense Floco Original Coffee, que se dedica a tostar cafés de diferentes especialidades y vienen directamente del pequeño agricultor. Cocinamos en el momento los gofres y crepes, nos lo demandan muchísimo», explica Raquel Prados, propietaria del negocio.

Aunque es imposible entrar en la cafetería y no girar la cabeza hacia el mostrador de las tartas, llama la atención la cafetera. La dueña comenta que es una máquina especial, no tiene nada que ver con el que te puedan servir en otros sitios, están teniendo bastante tirón y una gran aceptación. 

Hay de todo para el buen paladar. ALBERTO MANZANO

«Siempre prima el gusto del cliente. Además disponemos de desayunos y meriendas sorpresa; no faltan la cajita de madera o de mimbre, ramos de flores y los dulces más sabrosos con dedicatoria. ¿A quién no le gusta que le regalen un desayuno? Es la mejor forma de felicitar a alguien a primera hora de la mañana. Un regalo original para sorprender a quien más quieres. «Las repartimos a domicilio por Miajadas y alrededores», apunta Prados. Y recuerda que gracias a dichos pedidos salieron a flote con la crisis de la pandemia del covid. Actualmente se encuentran con ella cuatro personas trabajando, señala con amabilidad.

¿Y por qué el Jardín de la Galleta? «El nombre surgió porque a mí me chiflan un montón las plantas y lo de la galleta por darle un toque dulce. Mi mujer, Gloria, y yo estuvimos viviendo un tiempo en Madrid y allí hay numerosos negocios con estas decoraciones y le dije que en Extremadura esto podría salir muy bien». Así que empezaron con el interiorismo, poco a poco fueron adquiriendo muebles. Es un sitio precioso en el que Ainhoa cuelga sus cuadros a modo de exposición.

La decoración es clave en este lugar. ALBERTO MANZANO

A lo largo de los años su mobiliario ha sido alquilado para bodas y una amplia variedad de eventos, «sobre todo los sillones para la sesiones fotográficas, otros se han vendido». En la variedad está el gusto, y lo mismo tendrás que pelearte con el tuyo para no comer la carta con los ojos.