En verano o en invierno; a primera hora de la mañana o a última de la tarde; jóvenes o mayores... Las fuentes nunca pasan de moda. Decenas de personas siguen acudiendo a ellas a diario para llenar sus garrafas o tomar un trago de agua fresca. El agua de la fuente situada en la plaza de España de Deleitosa tiene gran predicamento entre sus vecinos y son muchísimos los que se abastecen de ella para llevarse a casa. «Es muy buena y fresca; con el calor que hace sienta genial», asegura Jacinto Larra

«Yo no sé qué tiene de particular, pero de vez en cuando se forman colas para cogerla. Es un agua que no está tratada y viene de un manantial ubicado cerca de la ermita de la Virgen de la Breña», explica Larra, vecino de esta bonita localidad y que se ha dedicado al campo, a los bares y fue también agente forestal. «Tengo 81 años y siempre cogí agua de esta fuente». Por sus caños sigue fluyendo un caudal suficiente para paliar la sed de sus fieles usuarios, aunque ya no corre con tanta fuerza como antiguamente. Imagino que será porque las tuberías que se hicieron en la época de los frailes actualmente requerirán otro tipo de mantenimiento», concluye.

«Para los garbanzos y los guisos, para regar las plantas y saciar la sed»

«Para los garbanzos y los guisos, para regar las plantas, saciar la sed...», destaca rotundamente Florencia Álvarez, otra de las vecinas asiduas al lugar. «Hemos bebido de ella toda la vida. Cuando éramos muchachos veníamos con los cántaros. Es imposible que esta agua sea mala. Nunca nos ha pasado nada», apunta. Ahora ya no va con cántaros, sino que utilizan botellas de plástico vacías. No será un agua tratada pero, sin duda, si quieren saber lo que es calidad vayan a la fuente de Deleitosa.