La localidad cacereña conserva algunos buenos ejemplos del esgrafiado, como el de esta casa de la calle Asunción. Se trata de una técnica ornamental arquitectónica usada para la decoración en el enlucido y revestimiento de muros, tanto en el exterior como en el interior de los edificios.