Imagine que le falta algún producto para poder cocinar pero no le da tiempo por cualquier cosa. Sin embargo, con tan solo hacer una llamada, mandar un WhatsApp o estar ubicado en la hoja de ruta de mercadillos, tendrá la compra en su casa. Es el servicio puesto en marcha por la empresa Frutas Mayoral. Está a caballo entre la provincia cacereña y la de Toledo (los miércoles en Peraleda de la Mata, los viernes en Villar del Pedroso y sábados en Peraleda de San Román).

«Se trata de recuperar la tradicional venta ambulante de toda la vida modernizada al día a día de hoy. Yo venía antes con una romana y un peso. Cómo cambian los tiempos», explica entre carcajadas Carmen García, antigua encargada del negocio desde el lugar de costumbre donde se instala el mercadillo de Peraleda de San Román.

Su hijo es el responsable de la frutería ahora, son del pueblo toledano de Puente del Arzobispo. Con dicha iniciativa quiere acercar sus productos a cualquier cliente que no pueda aproximarse hasta el punto de venta. «Volvemos al concepto de la tienda de ultramarinos de antes, con un servicio personalizado, especializado y ese trato mucho más cercano a cada usuario que un supermercado de una gran cadena, pero adecuándolo a las necesidades actuales», detalla García al Periódico Extremadura.

«La idea surgió para poder facilitar la compra a las personas mayores de los pueblos»

Además, generan puestos de trabajo, como es el caso de la joven Andrea Arroyo, natural de este municipio cacereño que lleva trabajando alrededor de un mes.

¿Qué se puede adquirir? «Sobre todo fruta y verdura de temporada, pero también algunos productos de ultramarinos, aceitunas...», destaca la muchacha mientras atiende a un cliente. ¿Y cómo surge la puesta en marcha de utilizar el WhatsApp para el mercadillo? «La idea surgió para poder facilitar la compra a las personas mayores o que no puedan acercarse por lo que sea. Con dicho servicio ya no hace falta ni que vayas a la tienda», indica Andrea con amabilidad.

Del mismo modo, el proyecto se centra igualmente en impulsar los alimentos naturales y autóctonos de ambas regiones. «Principalmente trabajamos con el mejor género de la zona. Siempre que tenemos a nuestra disposición productos de calidad de aquí apostamos por ellos», recalca.

Se puede adquirir fruta y verdura de temporada y productos de ultramarinos

«Quienes las prueban siempre repiten», explica Andrea durante el sábado de mercadillo en Peraleda. «Hemos tenido muy buena jornada de ventas. Trabajan dos chicos más y está funcionando muy bien». Están de 7 de la mañana a 2 de la tarde. Ahora solo confían en que la pandemia afloje y el negocio marche.