Casar de Cáceres contará con uno de los parques acuáticos más grandes de España y el de mayor extensión de Extremadura. Comunicará la Nacional 630 con La Charca, a escasos metros del antiguo restaurante El Gallo y el cruce de Arroyo de la Luz. Ocupará una extensión de 70.000 metros cuadrados, en una parcela de 100.000, según informaron a este diario fuentes cercanas a la iniciativa empresarial.

¿Y quién está detrás de la misma? La empresa se llama Aquamundo Extremadura SL. «El equipo emprendedor de este negocio está formado por socios que forman la alta dirección de otras empresas de ocio nacional e internacional, por lo que cuentan con dicha experiencia, siendo el logro de sus proyectos anteriores la motivación y en cierto modo la garantía de éxito en este nuevo proyecto», han señalado los promotores en una nota de prensa.

Dichas empresas son Costa Water Park, actualmente con parques operando en la Costa del Sol en Sotogrande, Benalmádena, Puerto Banús, Fuengirola y Mijas Costa, y Costa Jump que cuenta con seis parques actuales y tres bajo construcción. De esta última es promotor Donald Caspar Huijsen, exjugador de la selección holandesa de fútbol, un enamorado de Cáceres y su entorno.

Tras haber creado con éxito otros parques recreativos, estos emprendedores consideran que sus parques contribuyen al desarrollo de la industria de la salud y la recreación de una manera innovadora y positiva. Como misión, los socios quieren garantizar al público en general un área de entretenimiento sano y recreativo de calidad que contribuya al desarrollo del turismo local.

Tras la presentación a cargo de los promotores del proyecto, éstos darán a conocer los detalles sobre su realización y la importancia de este proyecto para el sector turístico en Extremadura en una comparecencia que se celebrará a las 12.00 en la Casa de Cultura este jueves. A la presentación asistirán representantes del ayuntamiento, de la Junta y responsables de Aquamundo Extremadura.

El proyecto, con una inversión de 24 millones de euros, supondría la creación de unos 105 empleos directos, sin contar con los indirectos, lo que supondrá un revulsivo laboral para Casar y su zona de influencia. Fuentes cercanas a la empresa barajaron instalarlo en Valdesalor e incluso detrás de Las Capellanías, pero los trámites burocráticos no fructificaron, de manera que después de estudiar el terreno eligieron Casar porque en esos terrenos el ayuntamiento va a instalar próximamente un bulevar, lo que facilitará los accesos.

Las instalaciones acuáticas contarán con entre 16 y 17 toboganes, zona de restauración, piscina de olas, tirabuzones, zona ajardinada cifrada en 2 millones de euros del presupuesto total. Además, se hará una reforestación de árboles autóctonos. El proyecto se presentará en la administración entre el viernes y el lunes. Confían empezar la obra en octubre y abrir en junio de 2022. En los 30.000 metros restantes de superficie se destinarán a futuros proyectos, aún por precisar.