Paisajísticamente es una de las ubicaciones más impresionantes de Extremadura. La cima del Pico Pitolero (en Cabezabellosa) permite apreciar a la vez los valles del Jerte, Ambroz y Alagón, y en los días despejados incluso Plasencia y Cáceres.

Deportivamente es una de las ubicaciones preferidas por los aficionados a la práctica del parapente, que están de enhorabuena porque este enclave privilegiado se convertirá ahora en un punto de referencia gracias al acondicionamiento de la pista de despegue que ejecutará la Diputación de Cáceres, tras los 300.000 euros invertidos en las obras de acceso a este pico, que facilita el ascenso por las lomas entre retamas, jara y vegetación baja diversa.

Este patio de recreo para los amantes del parapente disfruta desde el pasado mes de febrero de la mejora de la carretera, que permite sortear las pendientes.  

No solo los amantes de este deporte suspiran por el Pitolero, cualquier senderista avezado sabe que la magia de sus atardeceres es uno de esos atractivos que configuran la marca Extremadura.

A través del Plan Diputación Desarrolla, el Pico Pitolero cuenta ya con una pista de acceso en perfectas condiciones. “Ahora, el siguiente paso será el acondicionamiento de la pista de despegue”, asegura el presidente de la institución provincial, Carlos Carlos, que ha girado una visita a este enclave privilegiado, junto a la alcaldesa de la localidad, María Talaván.

“Ya llevamos a cabo, a través del programa Diputación Desarrolla una importante actuación de acondicionamiento de la pista de subida hasta la cima”. Ahora la diputación “acompañará al consistorio” para acondicionar la pista de salida con parapente, porque “tenemos claro que hemos de estar con todos los ayuntamientos que quieran desarrollar todas sus potencialidades; y este es un claro ejemplo”.

La regidora reconoce la importancia turística que le reportará esta acción al municipio, a través de la dinamización deportiva y paisajística que conlleva el proyecto: “es necesaria otra actuación para estimular la localidad a través de una actividad que mueve a mucha gente”.

La alcaldesa avanza que ya se está trabajado, junto a la Mancomunidad Trasierra-Tierras de Granadilla, en una próxima cita con exhibición y acrobacia parapentística, así como en una jornada, “posiblemente para el mes de septiembre”, sobre esta actividad, a lo largo de todo un fin de semana.

El Pico Pitolero está a 1.352 metros de altura y tiene unas condiciones de vuelo “sin igual, teniendo en cuenta las corrientes de aire”, explica emocionada la regidora municipal, sabedora de que ‘custodia’ uno de los miradores más deslumbrantes de la provincia, que conecta directamente con su pueblo, Cabezabellosa, en una ruta senderista (15 kilómetros) obligada para cualquier amante del paisaje.