La comarca de la Vera celebrará del 1 al 29 de agosto su IV Muestra de Cine, un evento que el año pasado tuvo que cancelarse a causa de la pandemia de covid y que reivindica desde el arte audiovisual problemáticas sociales como el racismo, la violencia machista y la LGBTIfobia.

Este año, la muestra de cine, lleva el lema «Mujeres que narran mujeres» e indagará en la pluralidad del feminismo.

Se trata de uno de los eventos más curiosos del verano extremeño, que saca la cultura a la calle (al fresco) y la acerca a las poblaciones rurales; esas que el año pasado se quedaron desnudas por la pandemia y que ahora aspiran a recuperar la normalidad estival.

Es un evento sin alfombras rojas ni grandes focos y sus salas «son espacios de proyección escogidos y montados con mimo en plazas y enclaves naturales de la comarca de la Vera», explican desde la asociación cultural Badila, que organiza la muestra itinerante y que este año lleva la programación a las poblaciones de Jarandilla de la Vera, Aldeanueva de la Vera y Garganta la Olla.

FLAMENCO AFRO / El domingo, 1 de agosto, el Parador Nacional Carlos V de Jarandilla acogerá la inauguración de Este acto incluirá un espectáculo de flamenco a cargo de la bailaora jaimacano-ghanesa Yinka Esi Graves, una de las pocas bailoras negras del mundo, acompañada a la guitarra por Tino Van Der Sman y al cante por Alejandro Villaescusa.

También el 1 de agosto se inaugurará la exposición fotográfica «Un paseo por la memoria», que está compuesta por 15 imágenes impresas sobre paneles de aluminio ubicados en distintas calles y plazas de Jarandilla de la Vera.

Es una exposición permanente y al aire libre «que recupera a personajes modestos del pueblo, personajes cuyas vidas suelen pasar desapercibidas y sin reconocimiento alguno a pesar de su, a menudo, enorme interés», explican desde la organización.

A partir de aquí, se sucederán las proyecciones de cine y varios espectáculos y conciertos en las tres poblaciones involucradas en el proyecto en su edición de 2021.

Se trata de una apuesta por el cine independiente. Películas que apenas tienen cabida en las pantallas comerciales, y que no llegan a núcleos rurales (ni siquiera a ciudades pequeñas) y que «en La Vera queremos que dialoguen con su público. Un público que vio cerrar sus últimas salas de cine comercial».

«Nuestra pretensión nunca ha sido convertirnos en un gran festival, tan solo en un evento que atraiga a nuestra gente y a la de fuera, animada por la belleza de esta tierra, aderezada de una cuidada apuesta cinéfila». Para que La Vera se convierta también en un destino cultural. ​