REACCIONES A LA SENTENCIA DEL CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO

Aguilera estudia recurrir la sentencia y el PSOE pedirá una ejecución provisional

El regidor asegura que tiene hasta el 15 de septiembre para tomar una decisión

Aguilera durante su etapa de portavoz en la Diputación de Cáceres.

Aguilera durante su etapa de portavoz en la Diputación de Cáceres. / EL PERIÓDICO

Eduardo Villanueva

El alcalde de Malpartida de Cáceres, Alfredo Aguilera, ha manifestado que estudia recurrir la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Cáceres, que ha fallado que el regidor incurre en “causa de incompatibilidad desde el 19 de noviembre de 2020”, mientras que el PSOE avanza que pedirá una ejecución provisional de la misma.

Aguilera ha declarado que “estamos estudiando la sentencia porque deja muchas aspectos de nuestra contestación a la demanda sin responder, pero todavía no hemos tomado una decisión. Tenemos de plazo hasta el 15 de septiembre” para recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx). 

Por su parte, el portavoz del PSOE local, Antonio Jiménez, ha asegurado que “pediremos una ejecución provisional de la sentencia; una especie de medida cautelar” que aparte a Aguilera de la alcaldía “para evitar mayores perjuicios al consistorio”.

El PSOE ha denunciado el “perjuicio a las arcas municipales” de todo el proceso, que “va a suponer un gasto adicional de alrededor de 20.000 euros”. 

Eso, según el PSOE, es lo que “se ha invertido en contratar con dinero público a un abogado externo para dirimir una causa privada que pretende presentar como institucional, alegando que afecta a la figura de alcalde”.

También critican los socialistas que el PP (grupo al que pertenecía Aguilera antes de pasar a ser independiente, y donde ostentaba el cargo de portavoz en la Diputación de Cáceres) “se haya puesto de perfil en este caso”. Y sostienen que “a ellos les corresponde asumir la responsabilidad de gobernar, ya que ganaron las elecciones municipales de 2019”.

El alcalde independiente abandonó las filas del PP a principios de 2020 y consiguió mantenerse en el sillón de alcaldía cuando los cinco concejales populares del anterior ejecutivo se dieron de baja en el partido y pasaron al grupo independiente. 

El detonante de la demanda del PSOE se produce cuando Aguilera desistió de presentar un recurso de casación al Tribunal Supremo (TS), por lo que la sentencia condenatoria por maltrato a su ex mujer se hizo firme.

Fue entonces cuando el PSOE solicitó (en febrero de 2021) un pleno extraordinario para revocar al alcalde por su incompatibilidad con la pena impuesta. Sin embargo, la mayoría plenaria optó por "no tomar en conocimiento la incompatibilidad del alcalde, conociendo la sentencia dictada por la Audiencia Provincial que desestima el recurso de Aguilera y confirma la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 2 de Cáceres, de 17 de julio de 2019", según el fallo del Contencioso-Administrativo.

Esa sentencia penal le condena a dos años y medio de alejamiento de su ex mujer por un delito de maltrato y a 20 días de libertad vigilada por otro leve continuado de vejaciones, inhabilitándole para el derecho a sufragio pasivo durante ese tiempo.

El PSOE acudió a los tribunales y el juzgado ha resuelto anular el acuerdo plenario del Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres de 23 de febrero de 2021 “por ser contrario a Derecho, en orden a proveer la sustitución del alcalde al estar incurso en causa de incompatibilidad”.