El órgano de Garrovillas de Alconétar , con cuatro siglos de historia a sus espaldas, sigue seduciendo a Europa, considerado como el instrumento renacentista en uso más antiguo de España, y uno de los de mayor antigüedad del continente.

Ahora, la discográfica europea Brilliant Classics ha editado y comercializado un disco de música clásica grabado con el órgano de Garrovillas, según informa Efe.

Declarado Bien de Interés Cultural (BIC), el instrumento se ubica en la iglesia de Santa María de la Consolación y forma parte del catálogo de Brilliant Classics, pues en 2018 fue el instrumento en el que se interpretó y grabó la obra de Correa de Arauxo por el concertista italiano Francesco de Cera.

El nuevo trabajo contiene obras del músico español del siglo XVI Sebastián Aguilera de Heredia, interpretadas por el organista y profesor del Conservatorio de Cáceres Miguel del Barco Díaz. Contiene 18 obras de Aguilera de Heredia: varios himnos y composiciones religiosas y otras de tono festivo.

La construcción del órgano no ha podido ser fechada pero fue anterior a 1578 según los documentos existentes. En 1677, el organero Juan Amador «el Joven» realizó una profunda reparación. 

En febrero de 2020, el órgano fue declarado BIC, único en alcanzar esta categoría en Extremadura por ser uno de los escasos ejemplos de instrumentos construidos en el siglo XVI aún conservados en España y en Europa. 

Sonido original

El órgano data del siglo XVI, del que existen dos referencias documentales, la retribución de su organista y la reparación a la que fue sometido en los años finales del Siglo de Oro. 

La citada iglesia cumplió en 2020 el quinto centenario de su construcción, por lo que, a juicio de los expertos, el órgano renacentista dataría de esta fecha (500 años).

De esta época conserva sus elementos esenciales, por lo que sería la iglesia de Garrovillas de Alconétar el único lugar en el que se puede escuchar, actualmente, música renacentista en su sonido original.

La conservación de esta importante pieza del patrimonio histórico de Extremadura exige un mantenimiento constante por parte de técnicos altamente especializados, y por ello se creó la Asociación cultural Marcos Durán para velar por esta pieza, y que debe su nombre a Domingo Marcos Durán, músico extremeño que en 1492 publicó el libro “Lux Bella”, primer tratado de música en castellano del que se tiene registro.