Efectivos de este Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete han investigado a un vecino de la provincia de Cáceres, de 53 años, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Esta persona, que conducía un camión articulado, quintuplicaba la tasa de alcoholemia permitida para conductores profesionales.

Durante la prestación de un servicio por parte de una patrulla de motoristas del Destacamento de la Guardia Civil de Albacete y cuando circulaban por la autovía A-31 (Atalaya del Cañavate-Alicante), dentro del término municipal de Albacete, observaron como el conductor de un vehículo articulado circulaba de forma zigzagueante, dificultando el adelantamiento a otros vehículos que circulaban por esta vía y creando un grave riesgo para la seguridad vial.

Tras la parada del camión se pudo comprobar como su conductor presentaba claros signos de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, realizándosele la correspondiente prueba etilométrica para detectar la presencia de alcohol mediante aire espirado, arrojando unas tasas positivas de 0,84 y 0,79 mg/l, superando en más de cinco veces la tasa permitida para conductores profesionales, establecida en 0,15 mg/l.

Realizadas estas dos pruebas de detección de alcohol, el conductor del vehículo articulado fue investigado por un delito contra la seguridad vial, quedando el camión inmovilizado en un lugar habilitado, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Según el artículo 379.2 del Código Penal, el investigado podría enfrentarse a la pena 3 a 6 meses de prisión, a la de multa de 12 a 24 meses, o a la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y en todo caso, a la privación del permiso de conducir de 1 a 4 años.

Las diligencias policiales, instruidas por personal del Equipo de Atestados del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete, fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Albacete, en funciones de guardia.