El Ayuntamiento de Montánchez (tanto el gobierno local del PP como el Grupo Socialista) ha anunciado que presentará alegaciones al proyecto eólico y fotovoltaico (denominado Hybrex) de la empresa Reolum, cuyos aerogeneradores se ubicarían en la sierra montanchega, por lo que han reiterado su negativa al mismo. 

El consistorio ha mostrado su rechazo, aunque Reolum ha avanzado que se instalarán un 60% menos de aerogeneradores de lo previsto en el proyecto inicial y que los molinos «no serán visibles desde Montánchez; por lo que el impacto ambiental se ha reducido mucho», apunta a este periódico el CEO de la promotora y actual presidente de la Asociación Española de Almacenamiento de Energía (Asealen), Yann Dumont.

El anuncio en 2019 de un parque eólico diseminado en dos zonas provocó una contestación social por el impacto ambiental, liderada por la plataforma cívica Sierra de Montánchez-Natura. Ahora, la alcaldesa, Isabel Sánchez Torremocha, ha insistido en un bando que el consistorio está «respaldado» por la encuesta popular realizada en agosto de 2019, con el resultado de un 86% en contra de la instalación de parques eólicos en este término municipal.

Por lo que «mantiene la misma postura, y como tal presentará las alegaciones pertinentes en contra», aseguran tras la publicación en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), el pasado 8 de octubre, del proyecto de parque eólico «Montánchez I».

Por su parte, el PSOE ha manifestado que «estamos a favor de las energías renovables», pero que este proyecto «no creemos que traiga progreso. Y aunque el actual es menos lesivo ambientalmente, nos tememos que sea una puerta a una futura ampliación del mismo», asegura la edil socialista y ex alcaldesa María José Franco.

«Montánchez ya ha cubierto su cuota con las renovables; prueba de ello, es que en 2017, cuando gobernábamos el ayuntamiento, facilitamos la instalación de las plantas solares fotovoltaicas que pronto se empezarán a construir y que reportarán al consistorio más de 2 millones de euros» en recaudación vía impuestos.

En este contexto, desde Reolum solicitan que «nos dejen espacios para poder informar a la ciudadanía de los beneficios de la propuesta (empleo, formación y abratamiento del coste de la luz, entre otros). Pero el ayuntamiento nos ha cerrado las puertas».

También que, en su momento, se repita la votación, ya que la de 2019 no fue vinculante, «y estamos hablando de un nuevo proyecto; y la población tiene derecho a pronunciarse a través de una consulta oficial», porque «el desempleo y la despoblación en Montánchez están por encima de la media, y no se hace nada para evitarlo desde el ayuntamiento».

Al respecto, el PSOE mantiene su oposición a una nueva consulta como la de 2019, aunque reconocen que «aquella no tuvo ninguna validez legal».