El pleno del Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres ha aprobado la modificación de las ordenanzas fiscales con una rebaja tanto del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) como del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM).

En cuanto al IBI, se ha aprobado una rebaja del Tipo de gravamen para Urbana General del 0,71% a 0,67%, lo que supone una bajada del 5,63% en el Tipo que grava a la mayoría de los inmuebles. Igualmente, se ha aprobado la rebaja del Tipo Urbana Industrial del 0,75% al 0,71%, lo que se traduce en una bajada del 5,33 %. 

Asimismo, y dentro del contexto de ayudas y medidas que el ayuntamiento está poniendo en marcha para ayudar a las empresas locales con motivo de la pandemia de covid, se ha aprobado la bonificación de un 25% del IBI a las empresas que han resultado más afectadas durante el año en curso. 

La bonificación deberá ser solicitada por la empresa o autónomo perteneciente a alguna de las actividades incluidas en el anexo que se publicará junto a la citada modificación.

En cuanto al IVTM, se ha acordado una rebaja generalizada del 10% respecto a la tarifa tributaria de cada vehículo que esté domiciliado en la localidad antes del 31 de diciembre de 2021. 

El alcalde de Malpartida de Cáceres, Alfredo Aguilera, ha destacado que con esta rebaja de impuestos se pretende, dentro del contexto de aumento generalizado de gastos derivados de combustibles, electricidad, gas, etc., que afectan negativamente tanto a familias como a empresarios, para «ayudar y generar confianza reduciendo la presión fiscal municipal para contribuir al auto consumo local que es un recurso económico muy importante».

Esta rebaja es posible gracias a una «evolución favorable del presupuesto municipal», a la «contención del gasto corriente y superfluo que hemos hecho durante este año, y a la generación de ingresos extraordinarios derivados de la gestión del patrimonio municipal mediante enajenaciones y arrendamientos», ha añadido. 

Plan de Recuperación

El ayuntamiento destinó el año pasado 230.000 euros al denominado Plan de Recuperación Económica y Social, con el objetivo de fortalecer la cohesión social, ayudar a familias, empresas y microempresas en precariedad económica, garantizar la salud pública y la normalización ciudadana y consolidación de la memoria civil; se aprobará en el pleno del próximo 8 de mayo.

Entre las medidas de cohesión social se incluyeron: la dotación de un fondo extraordinario de 35.000 euros para ayudar a familias para la cobertura de necesidades básicas, el suministro de comida a domicilio a través del proyecto ‘Mi menú Malpartida’, reducción del 50% del abono de la piscina municipal y la orientación para solicitar subvenciones de otras administraciones.