La Asociación para el Fomento Económico y Social de Valencia de Alcántara (AFESVAL) mantiene su particular pulso con la Consejería de Sanidad de la Junta de Extremadura. El pasado mes de septiembre trasladó su preocupación por la posible retirada, en el nuevo pliego de licitación, de la unidad de SVB en la localidad. «Hacerlo», afirmaron, «supondría poner en serio peligro la vida de nuestros vecinos, que están a más de una hora de viaje del hospital de referencia».

Y es que desde hace varios años reclaman un Centro de Alta Resolución (CAR), como el de Trujillo, para salvar la particularidad periférica que arrastra Valencia de Alcántara, que tiene el hospital más cercano (el San Pedro de Alcántara de la capital cacereña) a 91,5 kilómetros de distancia.

«Y atravesando pueblos, por lo que la travesía de la muerte supone 1 hora y 12 minutos. Si cierren el Hospital San Pedro de Alcántara, se alargará hasta 1 hora y 20 minutos. Nosotros solo pedimos un CAR, ni siquiera un hospital. No nos parece ni un lujo ni un despropósito», apuntan desde AFESVAL.

Valencia de Alcántara tiene un importante centro de salud que atiende a muchos de los pueblos de la comarca. La localidad, en torno a los 6.000 habitantes, es la más grande de la Mancomunidad Sierra de San Pedro

A Trujillo le separa una distancia de 41,6 kilómetros, «pero con acceso directo por autovía y con un CAR propio». El resto de poblaciones de la provincia (con más de 4.000 habitantes) que sufren una mayor distancia de un hospital son: Jaraíz de la Vera (35,6 kilómetros), Miajadas (26,3 y acceso por autovía), Arroyo de la Luz (23,3) y Montehermoso (24,6 kilómetros). Valencia de Alcántara sale claramente perdiendo en este particular ranking de kilómetros.

Protesta truncada

Ante la espera de años para que la Junta mueva ficha, AFESVAL propuso una manifestación-protesta en el Congreso Europeo por el Reto Demográfico, que el pasado jueves se celebró en un caserío cacereño de no más de 30 habitantes: San Pedro de los Majarretes, muy cercano a la localidad de Valencia de Alcántara.

Pero su objetivo se vio truncado, y el colectivo mostró públicamente que «las autoridades nos han denegado efectuar ninguna manifestación ni protesta para defender lo que son derechos legítimos de los ciudadanos, como es el acceso digno a una sanidad pública».

Según informe de las autoridades, hay un paso de camiones de gran tonelaje. La concentración se tenía pensado realizar en la plazoleta del caserío, «de forma pacífica y sin interrumpir ningún acto. En ningún caso, se tenía prevista la ocupación de la vía pública», lamentan.

«Sin duda, nos parece un intento de silenciarnos y evitar que se defienda, delante de quién tiene que oírlo, lo que llevamos mucho tiempo reclamando». Y añaden que les parece «vergonzoso» que se deniegue el derecho de expresar «la situación de abandono que sufrimos; afrontar esto, sí es el Reto Demográfico. Curiosamente , de lo que han venido a hablar políticos e instituciones a este congreso», ironizan desde AFESVAL.

No obstante, subrayan , «podrán frenar nuestra protesta pero no callar nuestra voz, pues la libertad de expresión existe, y seguiremos utilizando todas las armas de difusión que legalmente se nos permitan para apoyar los territorios rurales y, especialmente, nuestra comarca de Valencia de Alcántara, que está harta de ser olvidada».