Agentes del Equipo de Atestados e Informes de la Guardia Civil de Plasencia detectaron durante un control el pasado 23 de noviembre por la noche una posible situación de violencia de género gracias al gesto de socorro realizado por la víctima con la mano.

Según relata la Guardia Civil, los guardias dieron el alto al conductor de un vehículo durante una intervención por drogas y alcohol en la carretera Ex-108, a la altura de Moraleja. En el momento de la identificación, la mujer mostró la mano cerrada con el pulgar bajo los dedos. Inmediatamente, los agentes pidieron a la supuesta víctima que se bajara del vehículo y, de forma reservada, confirmó que su marido le amenazaba y que días antes había llegado a agarrarla del cuello en varias ocasiones por disputas familiares.

Los agentes del Equipo de Atestados activaron el protocolo de ayuda a la mujer, dando aviso inmediato a la Central 062 ante la existencia de un supuesto delito de malos tratos, por violencia de género, personándose agentes de la Guardia Civil pertenecientes al puesto de Ceclavín, quienes procedieron a la detención del conductor del vehículo como supuesto responsable del delito.

El detenido fue trasladado hasta el puesto de Moraleja, donde fueron instruidas las diligencias, por un supuesto delito de malos tratos por violencia de género. No obstante, la mujer finalmente no presentó denuncia, de manera que el juzgado de Coria ha archivado el caso.

El gesto de socorro

Gesto de socorro por violencia de género Guardia Civil