La tentación se ha colado este fin de semana en Valdefuentes tras el parón de la pandemia y a pesar de las condiciones climatológicas, donde los quesos más exquisitos, los lomos más sabrosos, los jamones más seductores y todo tipo de vinos, cervezas y dulces caseros, a un precio de 0,40 y 0,50 euros, merecen un perdón a cualquier desliz con la báscula. Una opinión que compartieron ayer las miles de personas que acudieron a la localidad, de diferentes puntos de España (Madrid, Sevilla, Bilbao, Barcelona, Toledo, Córdoba, Ávila...) según dijo el regidor, Álvaro Arias. Así se desarrollaron las dos primeras citas de la XXI Feria Agroalimentaria, que sigue hoy con mucha más cocina, ocio y cultura.

Monago y Arias junto a miembros del PP y vecinas. CarlaGraw

«El ambiente es estupendo. La gente viene a comer, a bailar, a disfrutar... Después de lo mal que lo hemos pasado con el coronavirus nos merecemos pasarlo bien, pero siempre con cuidado y respetando las medidas sanitarias », manifestó el primer edil. El principal objetivo de esta cita ya tradicional es potenciar los productos autóctonos de la región, además de proyectar el resto de atractivos turísticos de la comarca. Por ello, visitantes de numerosas procedencias asistieron para disfrutar de riquísimas tapas y de la animación. «La carpa se llenó. Los expositores están encantados por la cantidad de público que había. Esta feria tiene tanta fuerza que ya no habrá quien pueda pararla», expresó.

Asistentes a la fiesta que se ha recuperado tras el parón del covid. CarlaGraw

La cita más divertida tuvo lugar a las tres de la tarde de este sábado con el concierto de Aurelio Gallardo, que hizo del ambiente una rumba. También actuaron artistas locales como Jennifer Portillo y Juando, y un tributo a Estopa. Se han programado actos para la divulgación del patrimonio cultural y arquitectónico, rutas de senderismo y demostraciones de corte de jamón.

Hoy domingo continúa el calendario de la feria con varias actividades y actuaciones: Shabella Rouse, Bordón 4, y el concierto de Decai, quien será el encargado de cerrar las funciones del certamen a las cinco de la tarde poniendo el broche de oro a una feria ya consolidada.