La Diputación de Cáceres ha presentado este viernes en Miajadas el Plan de Acción para el Control de Mosquitos en municipios cacereños de influencia de los regadíos de Vegas Altas. Esta acción busca atajar los efectos de las plagas de mosquitos provocadas por los cultivos cercanos a esas localidades, principalmente el arroz y el maíz.

Los pueblos afectados que se encuentran dentro del área de influencia son Miajadas y sus pedanías Alonso de Ojeda y Casar de Miajadas, Campo Lugar y su pedanía Pizarro y Madrigalejo.

La empresa pública Tragsatec, encomendada por el Área de Medio Ambiente de la institución provincial y con la asesoría del Consorcio MásMedio, ha sido la encargada de realizar este estudio pormenorizado por poblaciones, en el que, entre otros datos, se identifican y cartografían las zonas propensas a la proliferación de mosquitos.

En el plan se proponen distintas medidas de control y contención como la aplicación de biocidas y/o apostar por introducir y mantener fauna depredadora de insectos. Con el fin de velar por el cumplimiento de objetivos y apoyar a los municipios, Tragsatec se encargará del control y seguimiento de los indicadores para comprobar la efectividad de las acciones propuesta y, en definitiva, la reducción de la presencia de mosquitos hasta unos niveles aceptables.

En el acto de presentación ha estado la vicepresidenta Segunda de la Diputación de Cáceres, Isabel Ruiz Correyero, quien ha indicado que son acciones "muy necesarias" para atajar un problema que lleva tiempo afectando a la población, a los negocios, al ganado, mascotas y, por supuesto, problema de salud para aquellas personas que pueden tener reacciones alérgicas a las picaduras de mosquitos. Del mismo modo han participado el alcalde de Miajadas, Antonio Díaz, y la primera edil de Campo Lugar, Josefa Blanco.