Kiosco

El Periódico Extremadura

proyecto de la marca 'blue lagoon'

Cambios en urbanismo facilitarán la instalación del hotel en la dehesa de Casar de Cáceres

El pleno aprueba la modificación de las normas subsidiarias de planeamiento. El Grupo Popular vota en contra y duda de la legalidad de los cambios del proyecto

Infografía de las cabañas naturales que se construirán en la dehesa. EL PERIÓDICO

El Ayuntamiento de Casar de Cáceres ha aprobado en un pleno extraordinario una modificación de las Normas Subsidiarias para facilitar la instalación del hotel rural de alto ‘standing’ en plena naturaleza, en la zona del Pantano Viejo, al que opta la marca de hoteles de lujo Blue Lagoon.

Las Normas Subsidiarias (o complementarias) de Planeamiento son aquellos instrumentos alternativos al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), con un contenido mínimo que permite la aprobación de planeamiento de desarrollo.

Según manifiestan desde el propio consistorio casareño, con la modificación de las Normas Subsidiarias «se pretende posibilitar la construcción mediante calificación urbanística en el límite de suelo urbano desde 150 metros, en lugar de 300 metros», distancia establecida hasta ahora.

Esto «posibilitará a corto plazo la construcción del hotel en el entorno del pantano y otras iniciativas que puedan presentarse». Esta modificación del PGOU ha sido aprobada con los votos a favor del PSOE y en contra del PP.

Al respecto, desde el Grupo Popular apuntan que «están pidiendo modificaciones del proyecto cada dos por tres. Legalmente, no nos convence y por eso no apoyamos esta votación. Aquí se convocan plenos extraordinarios para darse autobombo, cuando hay otros aspectos, como el arreglo de parques o la suciedad, a los que no se les da prioridad».

El último pleno del año 2021 del Ayuntamiento de Casar de Cáceres dio luz verde al inicio de los trámites de cesión de suelo municipal en la zona del Pantano Viejo, donde se prevé el proyecto de hotel rural de altas prestaciones, que creará alrededor de 40 empleos directos, además de los indirectos que propiciará la fase de construcción y dinamización turística.

El derecho de superficie se concederá por 50 años y la propiedad del terreno seguirá siendo del ayuntamiento; solo se concede el derecho de construcción y explotación durante el periodo fijado.

Además, se deberá abonar un canon anual (que se revisará acorde al IPC) al consistorio, así como ceder las instalaciones, toda vez que finalice ese derecho de superficie. Si el ayuntamiento tuviera «urgente necesidad del bien» puede reclamar su restitución antes de finalizar el plazo. 

Compartir el artículo

stats