Kiosco

El Periódico Extremadura

«me genera mucha satisfacción llevar las riendas de un bar que es centenario», dice el propietario

Más de un siglo en El Machaca

El bar más antiguo de Valdefuentes es una institución culinaria de la familia Olmos

Juan en El Machaca, el bar más antiguo de Valdefuentes. ALBERTO MANZANO

El Bar Machaca es de esos negocios que tienen mucha historia en sus paredes, en concreto más de 100 años. Juan Olmos y Manuela Rodríguez abrieron este afamado lugar (está en la plaza de la Constitución, Valdefuentes). Se trata de uno de los locales de restauración más populares del pueblo. Sus mesas están siempre repletas de parroquianos y extraordinarios pinchos como la prueba de cerdo, el magro, alitas de pollo, callos, morros, salchichas, croquetas, tortilla de patatas, bacalao con tomate, ensaladilla… Lo cuenta su nieto Juan, la tercera generación que está al frente de este establecimiento. Su madre, María, le sigue echando una mano de vez en cuando. «El nombre de Machaca viene por mi familia», cuenta el dueño actual a este periódico.

«Esta es mi segunda casa, aunque por la cantidad de tiempo que paso aquí podría ser la primera»

decoration

Actualmente, aparte de alguna reforma y adorno, el sitio continúa casi igual. Con su terraza en la puerta y otra en el patio interior donde llama la atención una parra que actúa de sombrilla. Estas mesas son refugios contra el calor «La gran mayoría de los clientes son de aquí y son muy fieles. En vacaciones llegan de diferentes sitios de España», indica Juan Olmos, que ofrece una comida eminentemente casera.

A día de hoy la propuesta sigue siendo la misma, solo que ya son pocos los clientes que se mantienen desde aquel entonces, más bien son sus hijos o nietos los que asisten motivados por las anécdotas de sus padres y abuelos. El entrevistado asegura que el buen ambiente hace del local un lugar especial y de referencia para todo el mundo. «A mí me genera mucha satisfacción llevar las riendas de un bar que es centenario. Me gusta el ambiente que se respira en el Machaca. Además despachamos boletos de Loterías y Apuestas del Estado», dice con una sonrisa.

Solo quien regenta un establecimiento dedicado a este sector sabe lo difícil que es que el negocio cumpla un siglo con buena salud. El Bar Machaca tiene ese privilegio, y, además, nunca ha cambiado de manos. El secreto es buena ubicación y, sobre todo, la hospitalidad legendaria que han practicado los fundadores, y las dos siguientes generaciones de la familia que le siguen. «Esta es mi segunda casa, aunque por la cantidad de tiempo que paso aquí podría ser la primera», finaliza entre risas. 

Compartir el artículo

stats