La fiebre por hacer listas de todo también salpica al ámbito del turismo. No paramos de encontrarnos con reportajes del tipo «Las mejores piscinas naturales de...», «Los mejores miradores de...». Nos gustan las listas porque transmiten información ordenada de forma sencilla y directa. Pues bien, ahora le ha tocado el turno a la revista de viajes de la popular National Geographic.

Ha publicado un reportaje donde enumera los cinco pueblos más bonitos de la provincia de Cáceres; no están todos los que son (porque hay municipios en esta provincia no tan conocidos pero que atesoran auténticas joyas patrimoniales) pero sí son todos los que están. Pueblos donde el estrés no existe y la naturaleza se despliega a sus anchas. 

1. La revista destaca en primer lugar Hervás. Pueblo serrano para callejear sin prisas, Hervás se encuentra entre los municipios más visitados de Extremadura por los turistas. La publicación subraya que el pueblo presume de tener una de las calles más estrechas de España. Y, por supuesto, la antigua judería, una de las mejor conservadas del país. Calles con historias, que rebosan sabor añejo. 

2. Cuacos de Yuste. Para National Geographic «este pequeño municipio de la comarca de La Vera bien vale un imperio». Al menos, así lo creyó Carlos V, quien escogió para su retiro monástico (tras abdicar) el espectacular Monasterio de Yuste. Nada que objetar. También destaca la curiosa forma de anfiteatro que guarda la Plaza de Juan Austria, en la que se han pintado unos murales en honor al oro rojo (el pimentón de La Vera) bastante mejorables.

3. De Yuste saltamos a San Martín de Trevejo. Aquí no hace falta que la revista lo destaque porque forma parte de la red de Pueblos Más Bonitos de España. Y no es de extrañar: este municipio de Sierra de Gata guarda su esencia intacta, con su magnífica plaza porticada, su arquitectura popular y sus callejuelas con regateras.

Te puede interesar:

4. Seguimos en la mágica sierra para detenernos en Robledillo de Gata. Un pueblo remoto que aporta sosiego solo con pisarlo. Aquí aporta National Geographic que «conserva su bella impronta de pasado rural», así como su arquitectura tradicional: casas abigarradas de plantas bajas de piedra y plantas altas de adobe y madera y tejas árabes (la mayoría con bodega).

5. Y cierra la lista la puebla de Guadalupe con su imponente monasterio. testigo de muchos episodios históricos (hasta aquí llegó Colón para departir con los Reyes Católicos). Patrimonio natural y arquitectónico y aire puro, elementos que sobran en Cáceres.