La zona del embalse de Cancho del Fresno está apunto de abrir sus puertas convertido en una playa de agua dulce, con zona de baño y aparcamiento para unos 50 vehículos. Un proyecto financiado con fondos europeos a través del Grupo de Acción Local (GAL) Aprodervi, que supondrá un auténtico revulsivo para Cañamero y que ha costado 112.000 euros. Además, el proyecto se ha configurado desde el principio para presentar candidatura a obtener la bandera azul, toda vez finalice esta temporada de verano.

“No hemos abierto todavía y no para de llamar la gente interesada por cuándo se va a abrir”, apunta David Peña, alcalde de Cañamero. “Los plazos se están cumpliendo. El día 15 de julio esta previsto que finalizara la obra y estamos a más del 95% de ejecución”. De hecho, solo faltan algunos remates que se están demorando por la problemática general con los suministros: farolas solares y alguna señalética en la zona de aparcamientos

“Será una playa modesta, y no queremos competir con nadie, pero cumplimos con todos los requisitos para obtener esa bandera azul: calidad del agua, proyecto socorrismo, accesibilidad, aseos, aparcamientos...”. Cuando finalice la obra el 15 de julio, quedará recepcionarla en los días siguientes “y queremos realizar una gran inauguración”. 

Así luce la orilla-costa tras las obras. EL PERIÓDICO

La obra ha consistido en la instalación de una pequeña orilla-costa de arena integrada en el entorno. Igualmente, va a disponer de puesto de socorrismo, aseos, merenderos y aparcamientos. Un enclave perfecto para combatir el calor, que se une a otras zonas de piscinas naturales de alrededor como la Nutria y el Molino.

“Las aguas de las que disponemos en la presa son de excelente calidad y es un complemento más para el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara”. Construido en 1985, el pantano de Cancho del Fresno tiene una capacidad de 15 hectómetros cúbicos y una longitud de 4 kilómetros.