El grave problema que supone la despoblación en zonas rurales suma ahora una nueva herramienta que busca equilibrar el medio rural y el urbano para hacer frente al reto demográfico: la Mesa de Población.

“Creo que este es el camino. El equilibrio entre el medio rural y el medio urbano que tienen que ir de la mano, encontrar sus espacios y complementarse, nunca sustituirse”, apuntaba el presidente de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos, al inicio de su discurso en Las Hurdes, donde se ha configurado la Mesa de Población.

La Mesa de Población es un órgano de participación de la ciudadanía, de los agentes económicos y sociales y de las administraciones públicas de Extremadura en la política demográfica y territorial. Entre sus funciones está la promover la participación de los sectores sociales y económicos regionales en todas aquellas actuaciones encaminadas a la mejora de las condiciones de vida de la población del medio rural y, especialmente, aquellas que impliquen la puesta en marcha de experiencias e iniciativas innovadoras y dinamizadoras de las zonas rurales.

Carlos Carlos ha expresado que “desde la Diputación Provincial nos ponemos a disposición de esta Mesa de Población para aportar la experiencia y el trabajo que, desde cada una de nuestras áreas, venimos realizando en la lucha por el reto demográfico”, ahondando en la idea de que con este organismo se va a disponer “de una sólida herramienta con la que complementar las acciones que venimos realizando para apoyar a nuestros pueblos”.

También ha tenido palabras de agradecimiento al trabajo de los Grupos de Acción Local, de alcaldes y alcaldesas y con un llamamiento al optimismo y a continuar generando nuevas oportunidades para el territorio: “Es el momento de hablar de las oportunidades que tenemos en nuestros pueblos. Es el momento de abrir nuevas relaciones globales que contribuyan al desarrollo de nuestros pueblos. Y que estemos hoy aquí, en la constitución de la Mesa de Población de Extremadura, es buena prueba de ello”.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha defendido que las migraciones son “una parte de la solución” al problema de la despoblación y el reto demográfico.

Ha apelado a poner infraestructuras, servicios públicos, conectividad y fiscalidad al servicio de una meta final que es que haya gente viviendo en el mundo rural”, ha indicado que la constitución de la mesa de Población supone “aterrizar la Ley y la estrategia de despoblación en el campo de lo real” y ha vaticinado que será “una referencia y un referente para la toma de decisiones''.

Vara ha recordado a la que fuera presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, ya que su figura fue clave para que los responsables políticos entendieran que “han de estar a la altura para conseguir el desarrollo y el progreso del mundo rural”.