El pasado mes de mayo la compañía Iberdrola anunciaba que introducía colmenas en la planta solar ubicada en el Campo Arañuelo (en la comarca de Almaraz), en un momento en el que la compañía contaba ya con más de 300 colmenas en instalaciones renovables, que congregan cerca de 15 millones de abejas, según los datos que aporta la propia empresa. El objetivo es proteger la biodiversidad en el entorno de las plantas fotovoltaicas. Cinco meses después, la compañía anuncia que ya se ha recogido la primera «miel solar 100% ecológica del mundo», en la cita planta cacereña y gracias a una iniciativa conjunta con la empresa especializada Tesela Natura, del Grupo Ecoenergías del Guadiana, que fue la encargada de instalar 40 colmenas en el parque solar Arañuelo III, que son atendidas por uno de los pocos apicultores certificados en la región para producción apícola ecológica.

De hecho, «ya se ha finalizado la temporada de cosecha y se ha recogido la miel de las 40 colmenas que se introdujeron junto a los paneles fotovoltaicos que generan energía verde libre de emisiones», según informa la compañía a la agencia Efe. Para el responsable de Iberdrola Renovables en Extremadura, Nicolás Antón, este proyecto «es un ejemplo de la buena integración que puede haber entre energías limpias y biodiversidad y de que el espacio de la fotovoltaica puede tener otros usos que además benefician a todo el entorno con una polinización que enriquece el ecosistema». Por su parte, la directora de Tesela Natura, Beatriz Román, defiende que «esta miel es de una calidad excelente», a la vez que señala que las abejas «están a salvo dentro del terreno de la fotovoltaica sin verse afectadas por pesticidas y plaguicidas, por lo que seguiremos trabajando junto a Iberdrola para instalar panales entre los paneles».

Estas iniciativas generan zonas ecológicas que permiten estudiar cómo el cultivo de plantas aromáticas (eucalipto, milflores, romero, retama y tomillo) incrementa la calidad de la miel

Proyecto en expansión

Entre 2022 y 2023, el proyecto tiene prevista su expansión a otras regiones de España, como Castilla-La Mancha, y seguirá su andadura en Andalucía donde ya se han hecho recogidas de miel en la planta fotovoltaica de Andévalo. La planta fotovoltaica de Arañuelo III (40 MW), ubicada en el municipio cacereño de Romangordo, es el primer proyecto fotovoltaico de España que incorpora un sistema de almacenamiento, en este caso, una batería de 3 MW de potencia y 9 MWh de capacidad de almacenamiento. Y se localiza en un terreno de dehesa calificado como ecológico por el Comité de Agricultura Ecológica de Extremadura.

En los parques fotovoltaicos las abejas cuentan con terrenos libres de herbicidas y químicos agrarios porque el crecimiento de hierbas se controla mediante el pastoreo de ganado. Así, estas iniciativas generan zonas ecológicas que permiten estudiar cómo el cultivo de plantas aromáticas (eucalipto, milflores, romero, retama y tomillo) incrementa la calidad de la miel.