Kiosco

El Periódico Extremadura

José Luis Bermejo

Los recovecos de la mina

No hay plazo para que se presente el nuevo proyecto, hasta entonces solo se podrá seguir especulando sobre mina sí o no

El presidente del Cáceres y el CEO de Extremadura New Energies se dan la mano tras el anuncio del patrocinio del equipo. EL PERIÓDICO

El proyecto de una mina para la extracción de litio en el valle de Valdeflores parece que no tiene fin y tampoco tendrá una rápida resolución, además el año próximo es imposible que se pueda comenzar con cualquier obra, aunque la sentencia fuese favorable a la empresa o se registrase mañana mismo el nuevo proyecto. La empresa, en su nueva denominación Extremadura New Energies, está consiguiendo más apoyos que en etapas anteriores, esa es una de las principales novedades que presenta esta iniciativa. Con el anuncio de que la extracción pasa a ser subterránea, la aceptación social es mayor o al menos se escuchan más voces a favor de este proyecto, algo que antes no ocurría.

Pero hasta que se presente el nuevo proyecto (para que se pueda conocer de manera detallada tanto la incidencia en el territorio, que está próximo a Cáceres, como el proceso que se seguirá en la planta para la obtención de hidróxido de litio) poco más se podrá hacer, salvo pronunciamientos tanto a favor, por la oportunidad de desarrollo industrial que supone, como en contra, por la incidencia en un espacio pegado a la ciudad y que se pretende conservar, la sierra de la Mosca. 

Hasta que no se presente y registre el proyecto no se podrá valorar por los técnicos de Minas y de Medio Ambiente de la Junta, tampoco por parte de los de Urbanismo del ayuntamiento. Sus informes condicionarán si se dan o no permisos. Ni tampoco podrá estar en exposición pública para que tanto los ciudadanos como otras administraciones, con sus informes sectoriales, den su opinión, que puede condicionar la viabilidad o no de la explotación. Hasta entonces solo se puede escribir, recogiendo las manifestaciones a favor y en contra, opinar y especular sobre la conveniencia o no de este yacimiento en las inmediaciones de la ciudad.

Pero para que la empresa pueda registrar su proyecto de mina subterránea, hasta ahora lo que ha hecho son presentaciones con los cambios para que su incidencia en el territorio sea menor, primero tendrá que decidir si retira el recurso que presentó contra la denegación por la Junta del permiso de investigación vinculado a su proyecto anterior, el de la mina a cielo abierto. La empresa está condicionando la decisión de retirarlo o no a que no se pierdan derechos futuros sobre la explotación del yacimiento subterráneo y que no pase el turno a solicitudes de otras empresas que se presentaron con posterioridad a las de Infinity Lithium y Sacyr, empresas que promueven el actual proyecto minero de Valdeflores.

Si no se retira y se espera a que el juzgado resuelva, se abren dos escenarios. Si se estima por el juzgado la reclamación de la empresa, la compañía puede presentar su proyecto de mina subterránea para pedir la explotación. No obstante, la decisión del juzgado será recurrida por los colectivos ciudadanos que están en contra de la mina. Pero si no se estima su recurso, no podrá presentar los resultados de la investigación ni su proyecto para la obtención de la licencia de explotación vinculada a esa investigación. Puede presentar un nuevo recurso, pero el proyecto no terminará de registrarse, salvo que se dé por cerrada esa solicitud de investigación y se acuda a otras solicitudes que tienen presentadas sociedades que están vinculadas a las dos empresas promotoras. Muchos escenarios abiertos que no tienen una resolución ni a corto ni a medio plazo.

Compartir el artículo

stats