La ley 42/2010 prohíbe fumar en Centros culturales y Centros docentes y formativos. Pues bien, es muy frecuente ver a grupos de personas, muchos de ellos representantes públicos, en la puerta del Complejo Cultural San Francisco fumando sin ningún tipo de reparo, cada vez que hay un acto, congreso o similar.

Este edificio, perteneciente a la Diputación de Cáceres, alberga un Centro de Congresos y Exposiciones, además de ser sede del Conservatorio Profesional de Música Hermanos Berzosa.

Por lo tanto, además de Centro Cultural, es un Centro docente, por el que pasan todas las tardes cientos de niños y niñas desde siete años hasta adolescentes. Este es el ejemplo que nuestros representantes y los adultos estamos dando a nuestros niños y a nuestros jóvenes.

Por otro lado, en este tipo de eventos es usual que los coches de estas personalidades se salten las restricciones de acceso, aparcando en la zona acotada delante de la puerta, con el consiguiente peligro que conlleva, por ser una zona donde pasan constantemente niños y niñas que vienen a sus clases de música.

Este es un claro ejemplo de que las leyes se hacen para una parte de la población, mientras otra parte de la población las incumple con total impunidad.