La Junta de Extremadura, a través de la Dirección General de Patrimonio, ha emitido un informe a petición de la Jefatura de la Sección de Patrimonio Histórico-Artístico de Cáceres sobre la valoración de las ruinas del convento de San Francisco en Coria, un espacio que se encuentra en una avenida muy transitada de la localidad cauriense. En dicho informe se recoge que se hace necesaria y urgente la redacción de un proyecto de limpieza, desbroce, consolidación y restauración que incluya, necesariamente, los siete solares afectados. Dicho proyecto, de acuerdo a la normativa del Plan Especial, deberá contar con seguimiento y control arqueológico en todos los trabajos que supongan movimientos de tierra o desmonte de muros o fábricas. 

De la misma manera, en el informe se pone de manifiesto que se estima necesario un programa de investigación arqueológica más amplio, al menos en las zonas con mayor potencial del conjunto (caso de la iglesia, por ejemplo). 

En cuanto a las propuestas recogidas en el informe de parte de los propietarios, se estima que no proceden las demoliciones planteadas (tapia en la calle Almazara, machones de ladrillo en avenida Alfonso VII), puesto que, para cumplir con las ordenanzas municipales, el vallado puede seguir la línea del acerado. En cuanto a otros desmontes, se limitarán solamente a elementos que supongan peligro o riesgo para los vecinos (por ejemplo: cerchas metálicas, placas de fibrocemento y los pilares de ladrillo hueco que los sustentan, en las naves alargadas de los solares. Los terrenos del antiguo Convento forman parte del Plan General Municipal (PGM) que sigue en proceso de tramitación y a la espera de que sea aprobado por la Junta. Con dicho PGM el ayuntamiento prevé hacer del lugar un parque público.