El Ayuntamiento de Coria, a través de su alcalde, José Manuel García Ballestero, ha denunciado un acto vandálico producido contra el monumento que se encuentra en el Paseo de la Isla y que se levantó hace años en homenaje al joven torrero cauriense, Ricardo González, fallecido en accidente de tráfico en 1993. La escultura dedicada a su memoria apareció el fin de semana pasado con pintadas e insultos hacia la tauromaquia y a quienes la practican. El alcalde denunció públicamente este hecho y expresó que «este es el nivel que alientan y aplauden algunos, tenemos en España un enorme problema de educación, respeto y desprecio por la convivencia», afirmó. Asimismo, anunció que el ayuntamiento se encargará de restaurar el daño de este acto vandálico.

Este hecho también originó críticas desde el grupo mayoritario de la oposición. Su portavoz, Héctor Lisero, manifestó que la pintada «es una falta de respeto a un joven que se desvivía por su ciudad, con una ilusión tremenda por ser torero, un chaval que ilusionó a la afición cauriense de principios de los 90», afirmó. Finalmente subrayó que «la tauromaquia es cultura».

El daño a la escultura también provocó indignación a los representantes del Círculo Taurino Cauriense que a través de su red social, lamentó este vandalismo contra «la memoria de alguien que no puede defenderse» y solicitaron la colaboración ciudadana para descubrir al autor o autores.